Más de 600 extranjeros se encontrarían refugiados en Necoclí

194
Compartir Noticia

Extranjeros de Cuba, Angola, Congo, Senegal y Haití han estado llegado en los últimos diez días a las playas de Necoclí. El noroccidente de Antioquia, antes zona de tránsito para viajeros que buscan una puerta ilegal hacia Norteamérica, ahora está siendo una zona de represamiento de migrantes que buscan una opción para seguir su camino hacia el norte.

Necoclí está recibiendo más extranjeros de lo usual, y por motivos nada turísticos. Se habla de que las razones de los viajes de los extranjeros van desde políticas hasta aquellas relacionadas con los fenómenos migratorios ya reconocidos de habitantes de países como Cuba y Haití. Colombia hace parte de una ruta en un mapa que los lleva, ignorando leyes en cada país que atraviesan, hacia eso que algunos llaman “el sueño americano”: una vida nueva en Estados Unidos.

Según lo descrito por fuentes en Necoclí, los extranjeros viajan apenas con alguna pertenencia y escasos recursos económicos. Como no planeaban quedarse en Necoclí, sus recursos son aún más escasos ahora, y están en una situación difícil pues no saben cómo atravesar la frontera de Colombia con Centroamérica debido a un bloqueo que los habitantes de esta zona impusieron.

Por otro lado, algunos de los viajeros llegan con carpas y tiendas, y otros viajan apenas con lo que llevan puesto y solo la mente puesta en su destino. Esto hace que hasta ahora los viajeros tengan que depender de las donaciones que les puedan regalar: en comida, artículos de aseo e incluso cobijas y abrigos.

 Las costas Antioqueñas, en este panorama geográfico de viaje a tierra hacia Norteamérica, les permiten hacer a los viajeros una escala antes de un tramo importante en su recorrido: Necoclí, por su ubicación cercana a Capurganá, les abre un camino a los viajeros hacia el Tapón del Darién, Panamá y Centroamérica.

Este ha sido un destino frecuente para migrantes con destino hacia Norteamérica (sobre todo Estados allí) porque desde las costas antioqueñas se ofrecía un transporte ilegal que llegaba hasta Capurganá, desde donde era sencillo coger otro transporte a Panamá. Incluso, de acuerdo con fuentes del terreno, se llegaron a hacer transportes directos desde ciertos puertos clandestinos en las playas antioqueñas que viajaron directamente a Panamá. En cuanto las lanchas o botes tocaban tierra panameña, los viajeros bajaban de la embarcación y esta retornaba a las orillas del lado colombiano.

Estas actividades ilegales de transporte estuvieron a cargo de la banda Los Coyotes, que se encargaba de toda la logística para los viajes y cobraba por ellos. Ocho integrantes de esta banda fueron capturados por las autoridades hace dos semanas.

Le puede interesar leer: Desarticulada red involucrada en muerte de 19 extranjeros que naufragaron en el mar Caribe

Dentro de las razones por las que las autoridades persiguieron a estas personas son –además de la realización de viajes ilegales a zonas más allá de las fronteras colombianas- la protesta por varias muertes de necocliceños que están relacionadas con la prestación de este servicio.

Las denuncias van hasta cosas tan graves como una supuesta masacre de miembros de la banda Los Coyotes a un grupo de mujeres extranjeras embarazadas que viajaban hacia Panamá. De acuerdo con la información que obtuvimos del terreno, y que no ha sido corroborada por las autoridades, esto ocurrió por hurtarle las pertenencias a las madres en gestación, a quienes les habrían volteado la balsa para que se ahogaran en altamar.

Puede leer: Presuntos coyotes, asegurados por homicidio de 19 migrantes en Acandí (Chocó)

Distintos líderes sociales y habitantes de Capurganá y las costas antioqueñas decidieron hacer una protesta colectiva contra esta situación, también porque consideran que un grupo de personas viviendo en la playa también puede traer consecuencias negativas desde las perspectiva de la salubridad.

Aunque los viajeros se pueden bañar en el mar, pocos de ellos traen consigo implementos de aseo, y usar el mar para hacer sus necesidades es peligroso para los habitantes de Necoclí: esto puede traer infecciones, enfermedades y plagas. De hecho, además de las muertes que se le han relacionado a este fenómeno migratorio, hoy llegó la denuncia de que un grupo de migrantes llegó con un brote en la piel que puede ser contagioso.

Por ahora existe una pequeña brigada médica atendiendo a los viajeros, pero, ante un posible evento de una enfermedad grave, no habría el equipo médico ni humano para atender a los enfermos, que bien pueden ser extranjeros como colombianos.

“En vista de que todo esto se ha teñido de sangre, las mujeres de la zona decidieron hacer un manifiesto en el que deciden no recibirlos por los problemas que hacerlo está causando”. Estas son las palabras de una fuente de Necoclí quien prefirió no revelar su identidad por motivos de seguridad.

Los viajeros, no obstante, están represados en Necoclí por unas protestas originadas en lugareños que quieren prohibir el paso de los extranjeros por las costas del noroccidente del Urabá antioqueño por distintos problemas que los habitantes han denunciado que esta situación les ha traído.

Aunque la contingencia ha sido atendida por las autoridades locales, hasta hora estas se han limitado a pronunciarse en público, y poco más. Las brigadas humanitarias y ayudas para los extranjeros han sido reunidas por los mismos habitantes. De acuerdo con lo que nos contaron fuentes del terreno, a pesar de la buena voluntad de los necocliceños, las ayudas no han sido suficientes para una población de extranjeros que se calcula que ya va por más de 600 personas, aunque Migración Colombia solo reconoce la presencia de 200 extranjeros.

A esto hay que agregar que una gran dificultad ha sido la comunicación entre los extranjeros y los necocliceños. Restando los cubanos y algunas excepciones, ninguno de los migrantes habla el español y pocos hablan inglés. La gran mayoría, al venir de África y Haití, hablan francés o portugués. Esto ha hecho difícil, primero, hacer entender a los extranjeros que ya no se ofrece el servicio de transporte ilegal hacia el norte. Luego, atender una situación en la que las autoridades, aunque se han pronunciado y han reconocido el fenómeno, no han establecido ningún plan para evacuar a los extranjeros de una manera en la que no corran riesgo sus vidas ni las de los colombianos.

Video: Hablan los Migrantes en Necoclí

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here