Impotencia, dolor y rabia dice que siente Jesús Mosquera Andrade, padre de uno de los militares muertos en el desfile en Medellín. De acuerdo con él, su hijo no quería ir al desfile.

El padre asegura que no entiende por qué, con las facilidades de la tecnología, su hijo tuvo que ir a cargar la bandera en el desfile. También pide a las autoridades que respondan por lo sucedido.

“Quiero conminar públicamente a los comandantes de Rionegro, a quienes comandaron esta operación en Rionegro, que por favor me expliquen si él no quería ir, por qué lo mandaron”, dijo Mosquera.