La foto que sirve de portada a esta nota de Análisis Urbano es de autoría de Julia Le Duc y fue publicada por primera vez en el periódico mexicano LA JORNADA. En ella se observan los cuerpos del migrante salvadoreño Oscar Alberto Martínez Ramírez y de su pequeña hija Valeria, de casi dos años de edad. Sus cuerpos fueron hallados en la orilla del Río Grande en Matamoros, México, este lunes 24 de junio de 2019, después de que se ahogaran tratando de cruzar el río con la intención de llegar a Brownsville, Texas.

La foto la retoma AP y la publica en la nota que reproducimos a continuación. Ofrecemos disculpas por lo fuerte de la imagen, pero es la cruda realidad. Nos mueve el convencimiento de que información como esta, como las que aborda Análisis Urbano, no tienen un fin lucrativo, no es para ganar, sino para que la humanidad no siga perdiendo.

Los redactores de Associated Press (AP), Marcos Alemán en San Salvador, El Salvador, y Alfredo Peña en Ciudad Victoria, México, contribuyeron en la elaboración de este informe de Peter Orsi y Amy Guthrie.

———-

Por Peter Orsi y Amy Guthrie. Ciudad de México. AP.

El hombre y su hija de 23 meses yacían boca abajo en aguas poco profundas, a lo largo de la orilla del Río Grande. Su camiseta negra subía hasta su pecho y a su lado, aferrada a él, su niña Valeria quedó metida dentro. El brazo de la pequeña estaba envuelto alrededor del cuello de su padre, sugiriendo que ella se aferraba a él en sus últimos momentos.

La fuerte fotografía del triste descubrimiento de sus cuerpos el pasado lunes 24 de junio, que fue capturada por la periodista Julia Le Duc y publicada por el periódico mexicano La Jornada, destaca los peligros a los que se enfrentan, en su mayoría, los migrantes centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza y esperan asilo en los Estados Unidos.

Según el informe de Le Duc para La Jornada, Óscar Alberto Martínez Ramírez, frustrado porque la familia de El Salvador no pudo presentarse ante las autoridades de los EE. UU. y solicitar asilo, nadó a través del río el domingo con su hija, Valeria.

La puso en la orilla del río, del lado de Estados Unidos, y regresó por su esposa, Tania Vanessa Ávalos, pero al verlo alejarse, la niña se arrojó a las aguas. Martínez regresó y pudo agarrar a Valeria, pero la corriente los barrió a ambos.

Los detalles del incidente fueron confirmados el martes por un funcionario del gobierno del estado de Tamaulipas que no estaba autorizado para discutir el asunto públicamente y habló bajo condición de anonimato, y por la madre de Martínez en El Salvador, Rosa Ramírez, quien habló con su nuera por teléfono después.

“Cuando la niña saltó fue cuando trató de alcanzarla, pero cuando intentó agarrarla, se hundió más… y ya no pudo salir”, dijo Ramírez a la AP. “La puso en su camisa, y me imagino que se dijo a sí mismo: ‘He llegado hasta aquí’ y decidí ir con ella”.

Desde el abrasador desierto de Sonora hasta el veloz Río Grande, la frontera de 2.000 millas entre EE. UU. y México ha sido durante mucho tiempo un cruce mortal entre los puertos de entrada. El año pasado se registraron un total de 283 muertes de migrantes; el número de víctimas mortales no ha sido publicado.

Solo en las últimas semanas, dos bebés, un niño y una mujer fueron encontrados muertos en el calor sofocante. Tres niños y un adulto de Honduras murieron en abril después de que su balsa se volcó en el Río Bravo, y un niño de 6 años de la India fue encontrado muerto a principios de este mes en Arizona, donde las temperaturas generalmente se elevan a más de 38 grados centígrados (100 grados Fahrenheit).

La búsqueda de Martínez y su hija se suspendió el domingo debido a la oscuridad, y sus cuerpos se descubrieron a la mañana siguiente, cerca de Matamoros, México, frente a Brownsville, Texas, a varios cientos de metros desde donde intentaron cruzar y solo a un kilómetro desde un puente internacional.

Funcionarios de inmigración y defensa civil de Tamaulipas recorrieron refugios hace algunas semanas para advertir contra los intentos de cruzar el río, se dice que está crecido, desbordado, luego de que se liberara agua de las represas para facilitar la irrigación. En la superficie, el río Bravo parece plácido, pero por debajo corren fuertes corrientes.

Ramírez dijo que su hijo y su familia abandonaron El Salvador el 3 de abril y pasaron unos dos meses en un refugio en Tapachula, cerca de la frontera de México con Guatemala.

«Les rogué que no se fueran, pero él quería reunir dinero para construir una casa», dijo Ramírez. «Esperaban estar allí unos años y ahorrar para la casa».

El Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador dijo que estaba trabajando para ayudar a la familia, incluido Ávalos, que se encontraba en un refugio para migrantes en la frontera después de los ahogamientos. Se espera que los cuerpos sean llevados a El Salvador este jueves 27 de junio.

La foto de lo ocurrido recuerda la imagen de 2015 de un niño sirio de 3 años que se ahogó en el Mediterráneo cerca de Turquía, aunque aún está por verse si puede tener el mismo impacto al centrar la atención internacional en la migración a los EE. UU.

“Es muy lamentable que esto suceda”, dijo el martes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en respuesta a una pregunta sobre la fotografía. “Siempre hemos denunciado que a medida que hay más rechazo en los Estados Unidos, hay personas que pierden la vida en el desierto o cruzando el río”.

No hubo comentarios inmediatos de la Casa Blanca
La política de «medición» (metering policy) de los EE. UU. ha reducido drásticamente el número de migrantes que pueden solicitar asilo, desde docenas por día anteriormente hasta a veces solo un puñado en algunos puertos de entrada.

El funcionario del gobierno de Tamaulipas dijo que la familia llegó a Matamoros el domingo temprano y fue al consulado de los Estados Unidos para tratar de obtener una fecha para solicitar asilo. La madre tiene 21 años y el padre 25, agregó.

Pero las esperas son largas allí como en otros lugares a lo largo de la frontera. La semana pasada, un director de albergue dijo que solo se realizaban entre 40 y 45 entrevistas de asilo en Matamoros cada semana, mientras que en algún lugar del vecindario de 800 – 1.700 nombres estaban en una lista de espera.

No está claro qué pasó con la familia en el consulado de los Estados Unidos, pero más tarde ese día tomaron la decisión de cruzar. El funcionario de Tamaulipas dijo que el padre y la hija partieron de un pequeño parque que linda con el río. Funcionarios de la defensa civil llegaron a la escena a las 7 p.m. del domingo y después llevó a la esposa al refugio.

“Me atrajo el brazo de la niña sobre su padre”, dijo Le Duc mientras describía su llegada a la escena. «Fue algo que me conmovió en extremo porque refleja que hasta su último suspiro, ella se unió a él, no solo por la camisa, sino también en el abrazo en el que pasaron juntos a la muerte».

“Es una imagen horrorosa”, dijo Maureen Meyer, especialista en inmigración de la Oficina de Washington en América Latina, que defiende los derechos humanos en la región, sobre la fotografía. “Y creo que habla muy claramente de los riesgos reales de estos programas de los EE. UU. que están devolviendo a las personas a México en busca de asilo o, en este caso, limitando la cantidad de personas que pueden ingresar a los EE. UU. todos los días”.

Los Estados Unidos también han ampliado su programa bajo el cual los solicitantes de asilo esperan en México mientras sus reclamaciones se procesan en los tribunales de los Estados Unidos, una espera que podría durar muchos meses o incluso años.

Esta semana, Nuevo Laredo en Tamaulipas, el mismo estado donde se encuentra Matamoros, dijo que se convertirá en la última ciudad en recibir retornados el viernes.

Muchos refugios para migrantes están desbordados en el lado mexicano, y los carteles dominan gran parte de Tamaulipas y se sabe que secuestran y matan a migrantes.

Mientras tanto, México está intensificando su propia represión contra la inmigración en respuesta a la presión de los EE. UU., centrándose en gran medida en frenar el flujo en el sur del país.

“Con mayores medidas de represión y restricciones”, dijo Cris Ramón, analista senior de política de inmigración en el centro de estudios bipartidista de políticas en Washington, “podríamos ver medidas más desesperadas por parte de las personas que intentan ingresar a México o los Estados Unidos”.

Tomado de AP