Una persona, que está siendo investigada por las autoridades, alertó a la Policía sobre el hallazgo del cadáver de la señora Mónica Patricia Morales Restrepo, de 35 años de edad, en el piso de la vivienda en la cual residía.

Según la versión de esta persona, un hombre que manifestó ser amigo de la víctima, llegó a la residencia, ubicada en la carrera 65 con calle 75 del barrio San Martín, del municipio de Bello, norte del Valle de Aburrá, en búsqueda de Mónica y la encontró en el suelo con dos heridas de cuchillo en su cuello y tórax. En su versión, aseguró que se trató de un suicidio.

Según allegados, Mónica era casada, tenía dos hijas y su esposo estaba hospitalizado en ese momento. La Polícía hizo presencia en el inmueble a eso de las 9:30 p.m. de este domingo 23 de junio y efectivamente encontró el cadáver de Mónica, de oficio enfermera.

“Nos reportan en el 123 que dentro de una residencia había una mujer que había sido atacada con arma blanca y producto de estas heridas fallece. Estamos realizando las investigaciones correspondientes porque no conocemos los móviles o causas del asesinato. Ella estaba en la residencia sin ninguna persona que nos pudiera dar referencia sobre qué sucedió. El compañero sentimental estaba internado en una clínica durante todo el día, por lo que se inicia la investigación”, dijo sobre lo ocurrido el general Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Sin embargo, por la forma de las heridas, los elementos hallados en el lugar y otros detalles que son reserva sumarial, los peritos concluyeron que se trató de un homicidio y se descartó el suicidio, que fue la hipótesis planteada por quien dio aviso.

Se investigan móviles, responsables y circunstancias en las que ocurrieron los hechos.