Indignada se encuentra la familia del joven Juan David Briceño, de 21 años de edad, luego que perdiera la vida en la madrugada de hoy en la ciudad de Montería, como consecuencia, al parecer, de un paro respiratorio, según cuentan sus allegados.

El jueves de esta semana el joven Briceño resultó herido a tiros en la avenida Caracolí y fue trasladado a la Clínica Pajonal, pero la carencia de un seguro complicó su proceso de remisión a un centro asistencial de mayor nivel de complejidad.

La Clínica Pajonal, según sus familiares, habría tardado mucho para la remisión del joven, quien permaneció tres días internado. En ese tiempo, al parecer, el paciente presentó complicaciones de salud, incluso, los médicos manifestaron a la familia que si no era remitido prontamente iba a perder una pierna.

Después de que la esposa del joven suplicara y hablara entre lágrimas, por fin programaron la remisión en la Clínica, el problema ahora, era que lo enviarían a Montería sin tener seguridad del centro asistencial que lo recibiría.

¿Paseo de la muerte?
Briceño fue remitido a esta ciudad en la noche del sábado, en la clínica donde lo llevaron inicialmente no lo aceptaron por la falta de seguro, en el Hospital San Jerónimo sí lo aceptaron, y fue donde murió esta madrugada.

Esta situación, aseguran los familiares, se presentó porque no tenía seguro y ninguna entidad médica quería hacerse cargo de un paciente que solo generaría gastos y no ganancias para el sistema de salud.

«Todos sabían su condición y creo que no hicieron todo lo posible para trasladarlo en el menor tiempo posible, lo único que decían era que no había una entidad que cubriera los gastos. También decían que si sus familiares lo quería trasladar, la ambulancia costaba tres millones» relató uno de los allegados al joven.

Queda demostrado con este caso que el sistema de salud está por encima del derecho a una atención digna y el derecho a la vida. Una familia venezolana hoy está de luto por esta inhumana situación.

Ahora, los familiares del joven están pidiendo la colaboración de la comunidad para darle cristiana sepultura. Quienes deseen ayudar, se pueden comunicar a los números 3146964997-3207126471.

Tomado de NP Noticias