Nueve homicidios se han cometido en Guarne en 2019. Es este un municipio del Oriente antioqueño que está por carretera a unos 40 minutos de Medellín. Tiene cerca de 48 mil habitantes y su temperatura es de 18 grados centígrados; tierra de clima frío. Pero Guarne está caliente, dicen quienes lo habitan.

El gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, lanzó la alerta tras reunirse con el alcalde de esa localidad, Sneyder Quiceno Marín. En ese encuentro se tomaron medidas especiales, teniendo en cuenta que en enero y febrero no hubo asesinatos, lo que significa que en los 28 días que van del mes de marzo se han cometido 9 homicidios.

El caso más reciente ocurrió este lunes 25 de marzo, día en que fue baleado John Stiven Rúa Forero, de 18 años, en plena zona urbana. Este joven fue atendido inicialmente en el hospital local y luego trasladado a la clínica San Vicente de Rionegro, donde posteriormente falleció.

Sicarios a bordo de una motocicleta color negra lo abordaron y sin mediar palabra le dispararon. Fue trasladado al municipio de Valdivia, velado en la iglesia San José y sepultado en el cementerio de ese municipio del norte de Antioquia.

“Hicimos el análisis de homicidios en Antioquia. Todas las subregiones de Antioquia presentan disminución en la cifra de homicidios, inclusive el Bajo Cauca, que hoy la cifra de reducción es del 20 %. Se ha capturado muchos delincuentes, se ha incautado armamento, destruido laboratorios. Pero tenemos en rojo dos regiones: el Valle de Aburrá, con 15.9 % de homicidios de más y eso marca mucho porque es la región donde más gente habita. Y venimos en un proceso de estabilización, pero el tema en Oriente se ha complicado”, dijo el Gobernador.

Añadió que en el Oriente lejano se están volviendo a consolidar nuevas estructuras delictivas.

Luis Pérez aseguró que se aumentará el pie de Fuerza Pública en Guarne, teniendo en cuenta que la población también se incrementó en los últimos años. Asimismo, los controles en la autopista Medellín-Bogotá serán más constantes.

Finalmente, dijo Luis Pérez que, por petición del alcalde, se gestionará ante la Policía Nacional para que no cambien al comandante con tanta frecuencia, pues cuando el que llega empieza a conocer el municipio y la dinámica criminal para combatirla eficientemente, lo trasladan.

Análisis Urbano conoció que el incremento de la violencia en Guarne está relacionado con el traslado de los principales cabecillas de combos, bandas y estructuras criminales al Oriente antioqueño. Con sus familias han preferido irse a vivir a condominios o fincas adquiridas con dineros ilícitos en La Ceja, El Peñol, El Retiro, Rionegro o Guarne, entre otros municipios, que son los preferidos por los bandidos para estar “tranquilos”, mientras la ciudad en la que “trabajan”, arde.