Nuevo embajador de Colombia en Washington es sobrino de un narcotraficante condenado en EE.UU. a cadena perpetua

Imagen de La Nueva Prensa.
Compartir:

Al llegar a los altos cargos públicos que ha ocupado, incluido el ministerio de Defensa,  Juan Carlos Pinzón Bueno nunca ha advertido a la opinión pública colombiana sobre su estrecho parentesco como sobrino carnal del narcotraficante Jorge Eliécer Bueno Sierra.

Por GONZALO GUILLÉN

Colombia, 11 JUNIO, 2021.-

Juan Carlos Pinzón Bueno, nuevo embajador de Colombia en Estados Unidos, es sobrino carnal de Jorge Eliecer Bueno Sierra (de 74 años de edad), narcotraficante colombiano sobre el que pesa en ese país una condena de cadena perpetua por narcotráfico, confirmada en segunda y última instancia.

Pinzón Bueno fue postulado por Colombia como embajador en busca del beneplácito del Presidente Joe Biden, quien no ha sido advertido del parentesco del delegado de Iván Duque con el presidiario y traficante de cocaína Bueno Sierra.

Bueno Sierra purga su pena de cadena perpetua en la cárcel de Atlanta USP, de mediana seguridad, donde se dedica a menesteres carcelarios con textiles.

La postulación para embajador de Pinzón Bueno, de extrema derecha, la hizo la vicepresidenta y canciller colombiana, Martha Lucía Ramírez, quien, de la misma manera, mantuvo en secreto que tuvo un hermano condenado en Estados Unidos por tráfico de heroína, a quien sacó de la cárcel pagando una multa. La denuncia fue hecha en exclusiva por una investigación La Nueva Prensa (ver aquí).

Durante el gobierno de Juan Manuel Santos, Pinzón Bueno ya había sido embajador de Colombia en Washington y previamente ocupó el ministerio de Defensa. Posteriormente, fue precandidato presidencial por un bloque político de la extrema derecha.

Pinzón Bueno, nacido en Bogotá en 1971. Al llegar a los altos cargos públicos que ha ocupado, nunca advirtió a la opinión pública colombiana sobre su estrecho parentesco con el narcotraficante Bueno Sierra, hermano de Marlene Bueno, madre del nuevo embajador. El padre es el ex coronel del ejército colombiano Rafael Pinzón Rico.

El nombramiento de Pinzón Bueno en Washington fue confirmado por el servicio informativo de Forbes, el cual debió quedar en firme para que el Presidente Biden decida si lo acepta o no como interlocutor de Iván Duque.

Fotografía cedida por Aeronaval de los paquetes de cocaína confiscados por autoridades, hoy en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/Aeronaval

La primera condena de Bueno Sierra fue proferida en 1994 por una corte federal del Distrito Sur del estado de La Florida. Fue hallado culpable por cuatro cargos de narcotráfico. Introdujo a Estados Unidos 464 kilos de cocaína. La sentencia fue apelada y negada el pasado 29 de enero de 2018 por el juez federal Jill Pryor, del Tribunal Federal de Apelaciones del Distrito 11.

Con el recurso de apelación el tío carnal del nuevo embajador de Colombia buscaba anular su juicio. No negó su condición de narcotraficante y solamente alegó que no se le había dado la posibilidad de tener un intérprete durante el proceso. El alegato no prosperó, pues el tribunal federal determinó que sí tuvo intérpretes, pero no los utilizó.

La apelación final de Bueno Sierra fue presentada en 2016 bajo el nombre “Carta/Moción/Solicitud de Holloway” y fallada en su contra en enero de 2018.

La operación en la que cayó el tío del embajador colombiano comenzó como un caso de Aduanas, en septiembre de 1993, cuando un informante llamado “Jorge” reveló que Bueno Sierra llevaría a Miami por vía marítima un cargamento de media tonelada de cocaína. El delator reveló que la droga sería movida con la ayuda de Carlos Enrique Sánchez, esposo de una prima hermana del embajador Pinzón Bueno e hija de Bueno Sierra, jefe de la operación.

También hicieron parte de la banda un grupo de colombianos, entre ellos Liliana Ramírez y Wilmer Marín. El 20 de noviembre de 1993, las autoridades grabaron la llegada de la cocaína que iba en 16 cajas, las cuales fueron desembarcadas y llevadas en una camioneta hasta una casa de Miami. Todos fueron apresados en ese lugar, excepto Liliana Ramírez, a quien la policía atrapó luego en un centro comercial. En la casa, además de la cocaína, había dos rifles calibre 22, una pistola Beretta y 3.500 dólares en efectivo. Ese día, el narcotraficante tío del embajador colombiano se movilizaba en un carro Wolkswagen Jetta, según quedó consignado en el reporte policial y la acusación criminal.

Tomado de La Nueva Prensa

Compartir:
Total
0
Shares
Previous Post

Agentes de la Sijín estarían involucrados en asesinato de Lucas Villa

Next Post

Si no hay paz, no hay fútbol

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: