Observan casualmente la explosión de una supernova en la «bailarina española»

FECHA:

Redacción Ciencia, 28 de febrero de 2023.- El primer año de observación interestelar del telescopio James Webb está ofreciendo nuevos datos de viejos conocidos. Ahora, un equipo científico ha captado por casualidad una explosión de una supernova en una galaxia espiral lejana, la NGC 1566, también conocida como la «bailarina española».

El estudio proporciona nuevas mediciones en infrarrojo de una de las galaxias más brillantes de nuestro vecindario cósmico, informa este martes la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos. Los resultados se publicaron recientemente en The Astrophysical Journal Letters.

Situada a unos 40 millones de años luz de la Tierra, el centro extremadamente activo de esta galaxia la ha hecho especialmente popular entre los científicos.

En este caso, los investigadores pudieron medir una supernova de tipo 1a -la explosión de una estrella enana blanca de carbono-oxígeno-, que los investigadores detectaron por mera casualidad mientras estudiaban NGC 1566, explica Michael Tucker, investigador del Centro de Cosmología y Física de Astropartículas de la citada universidad.

La investigación fue posible gracias a PHANGS-JWST, que, debido a su vasto inventario de mediciones de cúmulos estelares, sirvió para crear un conjunto de datos de referencia.

Mediante el análisis de las imágenes tomadas del núcleo de la supernova, Tucker y Ness Mayker Chen pretendían investigar cómo se emiten ciertos elementos químicos al cosmos circundante tras una explosión.

Por ejemplo, los elementos ligeros como el hidrógeno y helio se formaron durante el Big Bang, pero los elementos más pesados sólo pueden crearse mediante las reacciones termonucleares que tienen lugar en el interior de las supernovas.

Cuando una supernova explota, se expande y, al hacerlo, podemos ver las distintas capas que eyecta, lo que permite sondear el núcleo de la nebulosa.

Las supernovas emiten fotones radiactivos de alta energía, gracias a un proceso llamado desintegración radiactiva, en el que un átomo inestable libera energía para volverse más estable.

En este caso, el estudio se centró específicamente en cómo el isótopo cobalto-56 se desintegra en hierro-56.

Utilizando los datos de los instrumentos de la cámara de infrarrojo cercano e infrarrojo medio del James Webb, los investigadores descubrieron que más de 200 días después del acontecimiento inicial, las eyecciones de la supernova seguían siendo visibles en longitudes de onda infrarrojas que habrían sido imposibles de obtener desde tierra.

«Este es uno de esos estudios en los que si nuestros resultados no hubieran sido los esperados, habría sido realmente preocupante», según Tucker. «Siempre hemos supuesto que la energía no escapa de las eyeccciones, pero hasta el James Webb era sólo una teoría».

Este estudio -subraya- valida casi 20 años de ciencia. «Es realmente prometedor que estemos logrando este tipo de ciencia y con James Webb hay una buena probabilidad de que no sólo seamos capaces de hacer lo mismo para diferentes tipos de supernovas, sino que lo hagamos aún mejor».

EFE

COMPARTIR NOTICIA:

Síguenos en redes

145,000FansMe gusta
3,100SeguidoresSeguir
20,600SeguidoresSeguir
21,388SeguidoresSeguir
21,600SuscriptoresSuscribirte

Muro de Facebook

Popular

Más Noticias

Los bebés que oyen dos idiomas en el útero perciben el habla de forma distinta al nacer

https://analisisurbano.org/si-la-biodiversidad-sufre-la-humanidad-tambien/340211/ Redacción Ciencia, 22 may (EFE).- Está demostrado que mientras...

A la cárcel investigado por actos sexuales con una menor de edad en la isla de San Andrés

https://analisisurbano.org/un-terremoto-de-magnitud-57-sacude-la-zona-central-de-papua-nueva-guinea/339774/ SAN ANDRÉS, COLOMBIA (22 MAY 2024) - Un juez...

Si la biodiversidad sufre, la humanidad también

Redacción Medioambiente, 22 may (EFE).-Respetar, proteger y reparar la...