Ofrendas, miniaturas y tortas para celebrar el solsticio de verano en Bolivia

Un sacerdote aimara muestra hoy una Illa en la ceremonia ancestral “Ispalla Illa Phaxi, Tiempo de fertilidad”, en agradecimiento a la Pachamama, que celebra el solisticio de verano, acto realizado en la plaza Tejada Sorzano de La Paz (Bolivia). EFE/Martín Alipaz
Compartir:

La Paz, 21 de diciembre de 2021 – Un ritual ancestral con ofrendas para la Pachamama o Madre Tierra, una pequeña feria de miniaturas y una enorme torta en forma de “illa”, una deidad andina que trae la prosperidad, fueron parte de un festejo para celebrar el cambio de ciclo a partir del solsticio de verano austral en Bolivia.

El evento denominado “Ispalla Illa Phaxi, tiempo de fertilidad” fue organizado por la Secretaría Municipal de Culturas y se realizó este martes en la plaza Tejada Sorzano de La Paz, donde se luce una réplica de un templete semisubterráneo de la cultura tiahuanacota.

Dentro del templete, un grupo de “amautas” o sabios aimaras preparó las ofrendas que incluyeron fruta, dulces de distintas formas, plantas medicinales, incienso, resinas aromáticas vegetales y grasa de llama, que luego se colocaron sobre altares de leña a los que después se les prendió fuego.

Los “amautas” recitaron oraciones en aimara para pedir prosperidad y buenos augurios para la ciudad, cuyo alcalde, Iván Arias, participó en el ritual junto al secretario de Culturas, Rodney Miranda, y otros funcionarios municipales.

“La cosmovisión andina marca una serie de rituales como éste y hoy la importancia es justamente el inicio de este nuevo ciclo” agrícola, dijo Miranda a Efe.

Según el funcionario, el ritual se hizo para “recargar energías” e iniciar oficialmente las actividades hacia la próxima Alasita, la feria de los deseos en miniatura que fue declarada en 2017 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y que está vinculada con el solsticio de verano.

MINIATURAS Y PASTEL

La Alasita, que significa “cómprame” en aimara, es una de las tradiciones más antiguas de la cultura andina, cuando los paceños bendicen al mediodía del 24 de enero las miniaturas que representan sus aspiraciones y deseos.

La fiesta celebraba en su origen el solsticio de verano austral el 21 de diciembre, con miniaturas que se colocaban a la deidad para que a lo largo del año los deseos que representan se convirtieran en realidad.

Los historiadores bolivianos refieren que la celebración fue trasladada de diciembre a enero en 1873 por orden del entonces gobernador de La Paz, el español Sebastián Segurola, para conmemorar la victoria de los suyos ante una sublevación indígena liderada por el caudillo indígena Tupac Katari y en honor a la Virgen de Nuestra Señora de La Paz.

Artesanos participan con una feria de la miniatura hoy durante la ceremonia ancestral “Ispalla Illa Phaxi, Tiempo de fertilidad”, en agradecimiento a la Pachamama, que celebra el solsticio de verano, acto realizado en la plaza Tejada Sorzano de La Paz (Bolivia). EFE/Martín Alipaz

Como preámbulo de esta fiesta, en las afueras del templete semisubterráneo se montó una pequeña feria con una muestra de algunas miniaturas y artesanías características de la Alasita paceña, como muebles, alcancías, ropa y pequeñas figuras de animales y personajes del belén hechas de cerámica.

No faltaron otros sectores tradicionales, como la venta de plantas ornamentales o la de comidas, donde resaltó la oferta de pequeños anticuchos, unas brochetas con trozos de corazón de res que se asan en pequeñas parrillas y se sirven con patatas calientes y una “llajua” o salsa picante de maní.

Los protagonistas son los socios de la Federación Nacional de Artesanos y expositores de la Feria de Navidad y Alasitas (Fenaena), algunos acompañados por sus hijos que ofrecían entusiastas las miniaturas.

Los artesanos más antiguos agrupados en el sector Decanos obsequiaron al alcalde Arias un belén en miniatura con diminutas figuras hechas de plomo por Lionel Guzmán.

En contraste, un grupo de chefs presentó una “illa” gigante hecha de pastel cubierto con fondant de color gris.

VISITA DE LA UNESCO

Miranda anunció que el próximo 24 de enero una comisión de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) llegará a La Paz para inspeccionar el recorrido de la Alasita.

Ante esto, se trabaja desde hace tiempo en un “plan de salvaguarda” junto al Gobierno central y departamental, los artesanos y otras instituciones ligadas la festividad para que conserve su título de Patrimonio de la Humanidad.

Por su parte, Arias pidió a los artesanos organizar “la mejor feria de todos los tiempos” privilegiando lo hecho por manos bolivianas y evitar la venta de productos importados, sobre todo de China.

El alcalde de La Paz Iván Arias (c) participa junto a sacerdotes aimaras hoy de la ceremonia ancestral “Ispalla Illa Phaxi, Tiempo de fertilidad”, en agradecimiento a la Pachamama, que celebra el solsticio de verano, acto realizado en la plaza Tejada Sorzano de La Paz (Bolivia). EFE/Martín Alipaz

“Para comprar cosas importadas hay otras ferias, es la feria del artesano y ustedes deben ser los grandes vigilantes”, manifestó el alcalde.

Gina Baldivieso

EFE

Compartir:
Total
9
Shares
Previous Post

El aeropuerto El Dorado de Bogotá sorprende a sus viajeros con un concierto

Next Post

Guatemala abre la vacunación de la dosis de refuerzo contra la covid-19

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: