ONG denuncia un aumento del 62 % en ataques a la prensa durante Gobierno de López Obrador

133
El director regional de Artículo 19, Leopoldo Maldonado (i), el analista Carlos Bravo (c), y la periodista Gabriela Warkentin (d), participan en la presentación del Informe sobre libertad de expresión y derecho a la información en México durante la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (2018-2024), este martes en la Ciudad de México (México). EFE/ Isaac Esquivel

Ciudad de México, 9 de julio de 2024.- Cada 14 horas hubo un ataque contra la prensa en México durante el Gobierno del presidente saliente, Andrés Manuel López Obrador (2018-2024), un 62 % más que el sexenio anterior, según advirtió este martes la organización Artículo 19 en la presentación de su informe sexenal sobre libertad de expresión e información.

Leopoldo Maldonado, director regional de la organización, señaló que del 1 de diciembre de 2018 al 31 de marzo de 2024 se registraron 3.408 agresiones contra la prensa, equivalentes a una cada 14 horas, incluidos los asesinatos de al menos 46 periodistas, además de cuatro desapariciones.

No obstante, la Fiscalía General de la República (FGR) solo ha abierto 14 procesos de investigación por asesinatos de periodistas, es decir, el 31 % de los 46 registrados por Artículo 19, según el reporte.

«Al cierre del Gobierno de López Obrador, se identifica que no pudo detenerse la violencia, por el contrario, hubo un incremento porcentual del 62 % de agresiones contra la prensa respecto al gobierno anterior» de Enrique Peña Nieto (2012-2018), advirtió Maldonado.

Asimismo, el informe ‘Derechos pendientes’ reveló que los tipos de agresiones más comunes fueron la intimidación y el hostigamiento, con un 25 %; seguido por las amenazas, con 20 %, y el uso ilegítimo del poder público, con un 12 %, con un porcentaje general de impunidad en todos los delitos de un 89 %.

Maldonado destacó que las agresiones en línea representaron uno de cada tres ataques contra la prensa, y que, «como parte del sello de este sexenio», se desplegaron en el país al menos 248 campañas de desprestigio contra la prensa.

Por otro lado, el informe reveló que el gasto de comunicación social se concentró en un pequeño grupo de medios, pues de los 916 que recibieron publicidad oficial, los primeros 10 agruparon el 47 % de los fondos.

«Esto da cuenta de la continuidad en la estrategia de amordazamiento y control de las líneas editoriales mediante el gasto de comunicación social», apuntó Maldonado.

Por ello, el especialista indicó que uno de los mayores retos para el nuevo Gobierno de Claudia Sheinbaum, «pero a la vez el más sencillo de abordar, paradójicamente, es el abandono del discurso estigmatizante desde el poder público, que lo único que ha provocado es atizar las agresiones contra la prensa».

Un 40 % de las desapariciones desde 1965

El reporte, dividido en cinco ejes, da cuenta además de otros grandes retos que enfrentó la libertad de expresión en el Gobierno actual en áreas como el ámbito digital, el acceso a la información ambiental, y el derecho a la verdad para víctimas de atrocidades del pasado y del presente.

En este sentido, Maldonado destacó que el 40 % del total de las desapariciones de personas reportadas desde 1965 ocurrieron durante el actual Gobierno pese a que, al inicio de su mandato, López Obrador prometió respuestas a los miles de familiares en busca de sus seres queridos.

«Así fue como se fue diluyendo la voluntad política de este gobierno, pese a iniciativas pertinentes y prometedoras. No pasamos por alto la intentona de rasurar las cifras de personas desaparecidas, que para abril de 2024 ya sumaban 116.000», remarcó.

El analista Carlos Bravo Regidor consideró en una mesa de discusión tras la presentación del informe que el Gobierno saliente hizo «una mala interpretación de lo que significó el triunfo democrático» de 2018.

Y, denunció, lo quiso convertir en «el monopolio de la legitimidad», algo que la próxima presidenta tiene la posibilidad de revertir.

«Yo esperaría que tarde o temprano Claudia Sheinbaum encuentre un camino para poder ver de frente a los ojos los déficits, las fallas (…) y considerar el valor de la crítica, que no necesariamente significa oposición», expuso Bravo.

En tanto, Gabriela Warkentin, periodista y directora de W Radio México, opinó que la nueva Administración no va a continuar con esta «confrontación retorica» contra los medios, aunque eso no necesariamente significa que vaya a haber una apertura a la crítica.

EFE