Pandemia frena pero da la razón a la primavera latinoamericana, expone libro

Fotografía de archivo del 16 de agosto de 2020 durante una manifestación de mujeres en Ciudad de México (México).
Compartir:

México, 9 noviembrre.- La pandemia frenó la primavera de movimientos sociales latinoamericanos, pero también les dio la razón a sus demandas, expone el nuevo libro “América Latina, del estallido social a la implosión económica y sanitaria postcovid-19”, editado por Rafael Rojas y Vanni Pettinà.

“La crisis viene a mostrar lo que estos movimientos venían señalando, desigualdad, aumento de la pobreza; la crisis revela además algo muy concreto en términos de debilidades y deficiencias del modelo neoliberal”, comenta este lunes en una entrevista con Efe Pettinà, investigador del Centro de Estudios Históricos (CEH) del Colegio de México (Colmex).

LAS ENCRUCIJADAS DE AMÉRICA LATINA

Previo al coronavirus, los editores compilaban artículos sobre las encrucijadas de Latinoamérica: la crisis de las políticas neoliberales que desató protestas en países como Chile, Colombia y Ecuador, pero también el agotamiento de la izquierda en naciones como Nicaragua, Bolivia y Venezuela.

“En medio de la publicación de los artículos se desata la pandemia y entramos en una dimensión de crisis sanitaria y económica que no era la que teníamos antes, entonces, el reto fue incorporar esa nueva dimensión”, expone Rojas, profesor de la División de Historia del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Para explicar las encrucijadas, los editores reunieron a autores de la región, como Luciana Cadahia, Alberto Vergara, Sabine Manigat, Raúl Letelier, Javier Alemán, Alejandro de la Fuente, Susana Matute, Judith Morrison, Roberto Rojas, Marisa Von Bülow, Mariana Llanos, Aldo Marchesi y más.

“La pandemia puede ofrecer un cuadro mucho más claro de cómo avanza la desigualdad y el acceso inequitativo a los recursos del Estado en las sociedades latinoamericanas porque justamente en los sectores pobres, afrodescendientes, pueblos originarios, en las mujeres, encuentran estos autores los mayores impactos”, detalla Rojas.

Por la pandemia, muchos de estos movimientos, que apretaron en los últimos años a gobiernos de derecha, como el de Colombia y Chile, pero también de izquierda, como el de Bolivia y Venezuela, tuvieron que pausar, considera Pettinà.

Aún así, estas protestas “han cambiado las reglas del juego” porque ya habían advertido de la falta de acceso a la salud y derechos laborales, indica el historiador.

“Los estallidos parecerían plantear una gran vitalidad de la sociedad civil latinoamericana para poder dar respuestas a que la clase política no ha contestado de una forma del todo apropiada”, manifiesta.

CRISIS REGIONAL

Además de todo, el libro aborda la tercera encrucijada de Latinoamérica que la pandemia ha agravado: el fracaso de la integración regional.

“Vemos que de ninguna forma ha habido una respuesta coordinada latinoamericana, que en cambio habría sido crucial para que los países cooperaran con recursos, con transferencia de conocimiento o haciendo masa crítica para pedir a los organismos internacionales que aportaran”, argumenta Pettinà.

Pero el investigador, de origen italiano, señala que esta ausencia de liderazgo internacional no es un problema exclusivo de la región.

“América Latina no ha tenido estos meses un actor claro, como pudiera ser Estados Unidos, la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea, con el cual dialogar para construir una respuesta social, económica y sanitaria”, sostiene.

TIEMPOS NUBLADOS

Las protestas de Chile obligaron a un plebiscito para una nueva Constitución, las de Ecuador frenaron políticas económicas del Gobierno, mientras que Argentina votó en contra de la reelección del presidente Mauricio Macri (2015 – 2019).

Pero países como Venezuela, Nicaragua y Brasil ofrecen otros resultados contrastantes.

Ante esta crisis y la pandemia, los autores perciben que vienen “tiempos nublados” para la región, sin un futuro claro.

“En realidad no estamos ante la emergencia de una alternativa, sino más bien ante el agotamiento de referentes y modos de enfrentar las crisis sociales, económicas y políticas de América Latina”, advierte Rojas.

El historiador, de origen cubano, compara lo sucedido con lo ocurrido al final de la Guerra Fría, a finales del siglo XX.

Solo que, apunta, a diferencia de entonces no hay declaraciones utópicas sobre el “fin de la historia” o un nuevo modelo a seguir, sino un futuro incierto.

“Estamos en un fin de época y en medio de una crisis de tantas dimensiones, dentro de los países latinoamericanos, en la comunidad regional latinoamericana, caribeña, y en el mundo”, concluye.

Compartir:
Total
13
Shares