Las alcaldías de Melgar, Saldaña y Guamo, en Tolima; y Facatativá, Fusagasugá y Villeta, en Cundinamarca, decretaron el toque de queda para sus municipios para evitar que se sigan presentando desmanes como los ocurridos en la tarde del martes 20 de febrero.

La Fiscalía estableció que varios supermercados, ubicados en esas localidades, estarían vinculados con las Farc. Por tal razón, inició un proceso de extinción de dominio a más de 60 locales, avaluados en $620.000 millones, y que pertenecerían a personas vinculadas con ese grupo.

Al conocer la noticia, decenas de personas se agolparon en las afueras de los supermercados supercundi hasta que lograron ingresar y saquearon las estanterías.

En Fusagasugá, el alcalde Javier Rodríguez decreto el toque de queda entre las 9 de la noche del 20 de feberero, hasta las 5 de la mañana del miércoles 21 de febrero.

«Debido a los desórdenes que se registran en algunos municipios cercanos a Bogotá y frente a las posibles amenazas de desorden en Fusagasugá, que pueden generar alteraciones y poner en riesgo la seguridad de la ciudadanía”, dijo el alcalde Rodríguez.

Asimismo, en Facatativá, la administración local decretó la medida hasta el miércoles a las 6 de la mañana, “o hasta que retorne la calma en el orden público”.

Este lunes 19 de febrero, turbas enardecidas ingresaron a las sucursales de Supercundi en Saldaña, Melgar y Guamo, en Tolima, y se llevaron todos los productos.

Al respecto, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, explicó que esos desmanes habrían sido incitados por los mismos administradores. “Es lo que nos informan. La Policía intervino y logró evitar estas acciones”, expresó el ministro Villegas.