A Julián Andrés Orrego Álvarez, el joven que murió cuando le estalló una papabomba en su bolsillo, lo recuerdan como deportista, líder comunitario, cantante de rap y gran amigo, en la vereda La Loma, del corregimiento de San Cristobal, uno de los lugares más periféricos de la ciudad.

Quienes lo conocían destacan el trabajo del joven con los niños y adultos de esta vereda, desde donde todos los días viajaba hasta la Universidad de Antioquia donde estudiaba Licenciatura Educación Física y participaba de diferentes grupos.

Paulina Trujillo, su mejor amiga, le contó a Caracol Radio que Julián Andrés decidió ingresar a un grupo radicar de la UdeA para protestar por la no prestación de salud a su madre, que está en una etapa terminal de un cáncer.

“No es justo que lo estén juzgando de esta manera, cuando el hizo tantas cosas buenas, el siempre trataba a todas las personas con amor, era muy entregado, participó en muchos grupos, siempre trabajaba con los niños y adultos. No es de justifica lo que estaba haciendo, pero la mamá no tiene mucho tiempo de vida, la mamá está sufriendo un cáncer y obviamente eso duele, porque era la mamá de él. Lo más seguro es que él tuviera un dolor inmenso.

El Brigadier General Eliecer Camacho Jiménez explicó que el joven si participaba de un grupo radical de la Universidad de Antioquia y que estos anunciaron que continuarán las vías de hecho en su protesta.

La comunidad de la vereda La Loma de San Cristóbal programó una velatón para despedir a Julián Andrés Orrego.

Tomado de Caracol Radio