Periodistas de portales digitales ganan premios a la excelencia en Nicaragua

Fotografía del 7 de marzo de 2019, que muestra a la fundadora y directora ejecutiva de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, la periodista Cristiana Chamorro.

Managua, 1 marzo.- Periodistas de los portales digitales Divergentes y Despacho 505, así como la revista Niu, fueron los ganadores este lunes de la décima quinta edición de los premios a la excelencia periodística “Pedro Joaquín Chamorro Cardenal”, que otorga anualmente la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, de Nicaragua, y que este año fue asumida por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Un equipo de Divergentes, compuesto por los periodistas Maynor Salazar, Néstor Arce, Carlos Herrera, Ricardo Arce, y Tony Centeno, ganó el primer lugar en la categoría de Gobernanza y Transparencia Municipal con la investigación periodística “Fidel Moreno, el hombre de confianza del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, y su red de millonarios empresarios que construyeron cientos de obras en la Alcaldía de Managua durante 2016 y 2018”.

El jurado internacional, según el acta, tomó en cuenta el valor de la construcción de registros y de fiscalización que se ejerce al poder desde el periodismo, y que la pieza dejó en evidencia “una trama delictiva”.

En esa categoría recibió mención especial el periodista Maynor Salazar, de Divergentes, por el trabajo “Los millones (de dólares) abandonados por los narcos, que caen en manos de la policía de Daniel Ortega”.

TRABAJOS DE PANDEMIA, “DICTADURA” Y HURACANES

En la categoría de Gestión Municipal los galardonados fueron los periodistas Ramón Villareal y Lesber Quintero, de Despacho 505, con el trabajo “Cárdenas, un municipio sediento desde hace 20 años”.

En la categoría de Derechos Humanos la ganadora fue la periodista Leslie Paola Ramos, de Divergentes, con el trabajo “A mí me violaron en una cárcel”.

En la categoría de Sistema Educativo los ganadores fueron Keyling Romero, Franklin Villavicencio, y Juan García, de la revista Niu, con el trabajo “Los universitarios expulsados por la dictadura de Daniel Ortega”.

En la categoría de Sistema de Salud los premiados fueron José Denis Cruz, María Haydée Brenes, y Adriana Gutiérrez, de Despacho 505, con el trabajo “El drama de morir esperando diálisis en un hospital público/ cuando los riñones fallan”.

En esa categoría recibieron mención especial Mabel Calero, Wendy Álvarez, y Cinthya Torrez, del diario La Prensa, con la serie de reportajes “El Minsa y las medias verdades de Ortega”.

Despacho 505 también se quedó con el premio de la categoría de Género con el trabajo “Las niñas cuentan”, escrito por Edith Pineda, José Denis Cruz, Uriel Velázquez, y María Haydée Brenes.

Claudia Lorena Tijerino, de Divergentes, recibió una mención especial con el trabajo “Feminicidio, la otra pandemia que sufren las mujeres en Nicaragua”.

Wilfredo Miranda, de Divergentes, ganó el primer lugar en la categoría de Medio Ambiente, con el trabajo “La montaña iba adelante… nada sobrevivió”.

CRITICAN LEY DE AGENTES EXTRANJEROS

El jurado estuvo integrado por Glenda Jirón, editora de investigación de La Prensa Gráfica, de El Salvador; Víctor Amaya, editor del portal Tal Cual y director de la plataforma de fact checking EsPaja.com, de Venezuela; y Patricia Campos Mello, de Brasil, ganadora del premio María Moors Cabot en 2020.

El presidente de la Comisión de la Libertad de Prensa e Información de la SIP, Carlos Jornet, explicó que la entrega de esos premios fueron otorgados este año por esa entidad “en un gesto de apoyo a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que fue forzada a cerrar sus operaciones” en Nicaragua.

Esa fundación, dedicada a proteger y promover la libertad de prensa y de expresión en Nicaragua, cesó sus operaciones en Nicaragua el pasado 5 de febrero como consecuencia de la polémica Ley Reguladora de Agentes Extranjeros que sanciona a quienes reciben financiación y donaciones del exterior.

“Estamos sin duda ante una situación insólita, pues el premio a la excelencia del periodismo de investigación ha sido otorgado por la FVBCH desde sus inicios en el 2002, pero esta institución está impedida de hacerlo porque debió cerrar sus operaciones para no someterse a una Ley de Agentes Extranjeros que viola el derecho a la organización y la libertad de expresión”, señaló.

“Es uno de los instrumentos jurídicos más dañinos para la libertad de prensa que existen hoy en América Latina y realmente es muy lamentable lo que está ocurriendo en Nicaragua”, agregó.

Cristiana Chamorro, fundadora de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, dijo que está vez los premios fueron otorgaron a través de la SIP debido que se vieron obligados a clausurar “por leyes monstruosas y aberrantes”.

En la ceremonia virtual, Chamorro explicó que recibieron 72 trabajos de investigación, incluyendo 21 en materia de derechos humanos, por lo que aprovechó para exigir el cese de la “represión, y del abuso del poder en contra del periodismo, la libertad de expresión y las libertades públicas”.

Esos premios fueron otorgados en el marco al Día Nacional del Periodismo que se celebra los primeros de marzo de cada año.

Total
2
Shares
Previous Post

Fiscalía “implantó” pruebas para capturar a líder social de Casanare?

Next Post

El hallazgo de tres posibles víctimas de feminicidio levanta alertas en Bolivia

Related Posts