Tras la entrada en vigencia del Código Nacional de Policía y Convivencia en Colombia, conocido también como la ley 1801 de 2016, el artículo 155 del mencionado, estableció el traslado por protección, como una alternativa efectuada por la Policía Nacional, para garantizar la vida e integridad de las personas o de terceros, cuando se encuentren expuestos a situaciones de riesgo o de peligro.

En este orden de ideas, al Centro de Traslado por Protección (CTP) del municipio de Medellín, son llevadas las personas que cumplen con alguna de las siguientes causales:

*Estar involucradas en riñas
*Presentar comportamientos agresivos o temerarios
*Encontrarse bajo efectos de bebidas alcohólicas, sustancias psicoactivas o tóxicas
*Encontrarse en peligro de ser agredido
*Deambular en estado de indefensión o de grave alteración del estado de conciencia por aspectos de orden mental
*Realizar de actividades peligrosas o de riesgo

Una vez conocida esta medida, la Personería de Medellín como principal agencia del Ministerio Público encargada de la guarda, promoción y defensa de los derechos humanos en la capital antioqueña, destinó para el acompañamiento constante e ininterrumpido al (CTP), un grupo de abogados que permanecen las 24 horas del día y los 7 días de la semana, con una clara finalidad: garantizar la no vulneración de derechos de los trasladados y verificar que la aplicación del debido proceso por parte de las autoridades se cumpla tal cual lo dicta la norma; cerciorándose además, de que la estadía de las personas que allí se encuentran, no exceda las 12 horas.

Sin embargo, la Personería municipal quiso manifestar su preocupación tras la gran cantidad de armas blancas que, de manera constante, son incautadas y decomisadas a las personas que a este lugar son trasladadas, destacándose en muchas ocasiones, la magnitud de las mismas: machetes, cuchillos, navajas y destornilladores, entre otros, son las principales armas cortopunzantes que se decomisan en el lugar y posteriormente, pasan a proceso de destrucción a cargo de la Policía Nacional.

Desde la Personería se hace un especial llamado a toda la ciudadanía para que la resolución de discusiones, problemas o pleitos sea a través del diálogo y la conciliación, teniendo como base el respeto por los demás y siendo tolerantes ante situaciones que impliquen estar en desacuerdo con el otro.

La Personería, en un documento, subrayó la gran utilidad y el valioso beneficio que le ha brindado el Centro de Traslado por Protección (CTP) a toda la ciudadanía, “llevándonos a afirmar que son muchas las vidas que se han salvado con el traslado de las personas a este lugar”, puntualizó la Personería.