El plan contra la violencia machista aprobado este jueves por decreto del Gobierno argentino saliente de Mauricio Macri suscitó polémica en el país, y las cifras de feminicidios calculadas por el oficialismo fueron criticadas por asociaciones feministas.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había afirmado ayer que, según los datos que maneja el Gobierno, los feminicidios, uno de los más acuciantes problemas sociales que afronta Argentina, descendieron un 12 % en 2018 en relación a 2017, unas cifras que contrastan con las que calculan de distintos organismos.

Las cifras difundidas por el Ministerio, en base a información policial y judicial, son de 275 víctimas en 2018 frente a 313 en 2017, mientras que las del observatorio feminista «Ahora que sí nos ven» aseguran que en 2018 hubo 303 asesinatos producto de la violencia machista por los 298 del año anterior.

Desde esa organización puntualizaron además que, según sus cifras -obtenidas a partir de medios de comunicación del país-, 2019 va camino de ser el año con «mayor índice de femicidios en los últimos años», ya que hasta el 31 de octubre ha habido 275 muertes.

«En lo que va de año, una mujer es asesinada cada 26 horas en Argentina», indicó la presidenta de Ahora que sí nos ven, Raquel Vivanco, en un comunicado.

Vivanco añadió que el Gobierno de Macri, que traspasará el mando al peronista Alberto Fernández en diciembre, «dejará el poder con más 1.198 femicidios en su haber».

«No es nada que podamos festejar, y creemos que estas cifras reflejan el poco compromiso asumido por el Gobierno actual para con la problemática de la violencia machista a la que estamos expuestas las mujeres y diversidades», indicó.

En el mismo sentido se manifestó la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), que en un comunicado dijeron que les «preocupa» que el Gobierno haya celebrado una baja en los feminicidios y llamó a que el Estado construya «estadísticas confiables y con perspectiva de género» a través de consensos.

Tanto el observatorio como la diputada de izquierda Victoria Donda criticaron que el Plan Nacional de Seguridad para la Reducción de Femicidios haya llegado a poco más de un mes del final del mandato de Macri.

Para Donda, los feminicidios y los derechos humanos de las mujeres no han sido más que «eslóganes de campaña y temas utilizados oportunistamente» por el mandatario.

«Dar a conocer como noticia que bajaron los femicidios en un 12 % es cuanto menos tendencioso y de mala fe», indicó Donda, perteneciente al movimiento Somos, que llamó a que el próximo Gobierno elabore «políticas públicas eficientes» al respecto.

Además, dijo que el Gobierno aplicó «un recorte al presupuesto para erradicar los feminicidios del 38 %».

El Ejecutivo sostiene que la finalidad del decreto publicado hoy es «reducir a través de la aplicación de medidas preventivas y acciones concretas la incidencia de los crímenes contra las mujeres en un 30 por ciento en los próximos tres años»

Entre los cambios normativos hay un sistema unificado de denuncias policiales por violencia de género, una mayor investigación policial, la facilitación del acceso a la atención policial de las víctimas y la mejora de esa atención.

El Ministerio de Seguridad dijo que se tomaron como modelo los sistemas contra la violencia machista de Reino Unido y España.

Ante el cambio de gobierno que se va a producir en Argentina, Bullrich manifestó que trabajarán desde el parlamento junto al resto de fuerzas políticas para que su proyecto termine en una ley que permita bajar de forma sostenida la tasa de feminicidios.

EFE.