El policía presuntamente había sido suspendido por la institución policial seis meses por una falta disciplinaria.

 

El hecho que alteró la tranquilidad de la comunidad y la familia del uniformado se presentó este domingo en una vivienda del barrio Santa Fe en la ciudad de Santiago de Cali a eso de las 9 de la mañana.

Afortunadamente miembros de la Policía fueron alertados por los vecinos sobre la situación que se estaba presentando, una hora después de iniciado el secuestro de la mujer cuando escucharon que ella estaba pidiendo auxilio.

La policía acordonó los alrededores de la residencia del uniformado. El hecho ocurrido en la carrera 22 con calle 44 en el norte de la ciudad, posteriormente lograron persuadir al patrullero que se encontraba borracho, a ella lograron liberarla y a él capturarlo.

“Duramos una hora dialogando con él desde la puerta, finalmente accedió a que un policía entrara y abrió”, fue la información oficial.

Al lograr ingresar a la casa y sacarlo en una patrulla, la policía informó que el hombre si estaba ebrio “pero no tenía ni cuchillo ni arma de fuego”. Ella se sentía amedrentada.

A la 1:45 de la tarde, sacaron al funcionario, un hombre joven quien fue conducido rápidamente a una patrulla y sacado del sector.

Se espera información oficial clara y precisa sobre lo acaecido. Versiones de algunos testigos apuntan a que no se trató de un problema sentimental de la pareja, la razón fue la suspensión en el trabajo.