El mayor general Óscar Atehortúa Duque, director de la Policía Nacional, informó este jueves 11 de julio que el Gobierno Nacional está ofreciendo una recompensa de tres mil millones de pesos por información que permita la captura de Seuxis Paucias Hernández Solarte, más conocido como Jesús Santrich, excomandante de las extintas Farc.

Asimismo, en su cuenta de Twitter el general Atehortúa confirmó que @INTERPOL_HQ expidió Notificación Roja en 194 países para localizar y detener con miras de extradición a Colombia a Santrich. “Toda nuestra capacidad operacional y de coordinación interagencial para lograr este propósito”, escribió en la red social.

Santrich, de 52 años, quien padece una deficiencia visual aguda, se convirtió en uno de los hombres más buscados del país, luego de su no asistencia el pasado martes 9 de julio a una diligencia indagatoria en la Corte Suprema de Justicia, que lo investiga por su presunto intento de traficar con cocaína después de la firma del Acuerdo Final de paz entre las Farc y el gobierno Santos en noviembre de 2016.

El presidente Iván Duque dijo este jueves que Santrich puede estar en Venezuela. “Esa probabilidad es real porque está cerca de la zona donde él huyó y nosotros estamos monitoreando esto con todas las autoridades”, expuso y agregó que la Corte Suprema ordenó su captura.

Fue precisamente la Corte Suprema de Justicia que ordenó en mayo pasado la libertad de Seuxis Paucias y asumió su expediente, después de que fuese capturado en abril con fines de extradición a Estados Unidos, acción que impidió la JEP.

Hernández Solarte ejerció varias semanas como congresista y hasta pidió perdón por ofender a las víctimas con el estribillo “quizás, quizás, quizás”, de un conocido bolero y que dijo a periodistas en la Habana en octubre de 2012, luego de que le preguntaran si pediría perdón a las víctimas.

Santrich, quien siempre aseguró ser inocente y víctima de un complot de Estados Unidos y la Fiscalía colombiana, abandonó su esquema de seguridad el pasado 30 de junio, cuando fue visto por última vez en una zona de reincorporación de Farc.