Policías antinarcóticos de Colombia y Ecuador capturan 13 personas integrantes de una red narcotraficante

Compartir:
“Justamente estamos reunidos en este primer congreso internacional para acordar estrategias que permitan neutralizar y desarticular redes narcotraficantes en la búsqueda de un mundo libre de drogas”, aseguró el director de la Policía Antinarcóticos general Fabián Laurence Cárdenas Leonel.
Compartir:
Compartir:

En desarrollo del Primer Congreso Internacional “Un enfoque multidimensional para la lucha antidrogas”, que se cumple en Medellín, Antioquia, los jefes de policía antinarcóticos de Colombia y Ecuador entregaron el resultado de una operación investigativa que durante 14 meses comprometió la unificación de información para dar como resultado la captura de todos los integrantes de una peligrosa organización narcotraficante liderada por Obando Quiñones alias Cloby.

Las primeras pistas se obtuvieron a partir de una incautación en alta mar de 1.685 kilos de cocaína. Allí fueron capturadas siete personas y se inmovilizaron dos lanchas rápidas, en este evento los pasajeros fueron avisados de la presencia de guarda costas muy cerca a la coordenada en donde se encontraban navegando, por lo que decidieron arrojar los bultos con la droga al mar, la redada culminó con la aprehensión de los individuos y la recuperación del alijo.

A partir de estas capturas se pudo establecer que en la población de Esmeraldas, en el vecino país de Ecuador, se ubicaba Joffre Galarza, conocido como el Ecuatoriano”, quien mantenía comunicación telefónica con alias Cloby en las montañas del departamento del Cauca para acordar los envíos de cocaína.

Alias Ferreira y alias el Indio esporádicamente viajaban a la población de Santa Elena, al otro lado de la frontera, en donde recibían el dinero como pago del envío de la droga; para ingresarlo al país usaban vehículos de transporte público adecuados con sofisticadas caletas en donde ocultaban las divisas.

Alias el Indio enviaba la droga hacia la ciudad de Buenaventura en camiones contenedores para ingresarla a las embarcaciones que zarpaban con destinos internacionales, por cada kilo que lograba introducir en los muelles pagaba una gruesa suma de dinero. La contabilidad de la organización la manejaba alias el Mono, un exconductor de servicio público que rápidamente escaló dentro de la red hasta ganar la confianza de alias Cloby, de ahí que en adelante se encargaba de administrar el dinero como jefe de finanzas.

Durante el tiempo que duró la investigación fueron muchos los cargamentos de droga que se incautaron en alta mar, más de 8 toneladas de cocaína fueron aprehendidas por las autoridades, así como la captura de 44 personas.

En Ecuador las autoridades antidrogas compartían la información suministrada por Colombia para iniciar la investigación sobre un eslabón de la red. Alias el Ecuatoriano fue ubicado y de ahí en adelante sus socios, con quienes distribuían la sustancia que llegaba en los vehículos de transporte público, también cayeron. Usando rutas fluviales sacaban el alcaloide en lonas dentro de las lanchas rápidas para enviar hacia Norteamérica.

En el marco del acuerdo binacional contra las drogas, las autoridades lanzaron la “Operación Cubita” el pasado fin de semana, capturando en el vecino país a cinco personas responsables del tráfico de clorhidrato de cocaína. A su vez en Colombia la policía reportaba la captura de ocho personas, socias comerciales de la red desarticulada en Ecuador.

La alianza criminal fue descubierta por dos eventos ocurridos en diferentes lugares en donde la droga incautada tenia las mismas marquillas (H2), a esta conclusión llegó un investigador luego de compartir la información con las autoridades ecuatorianas.

“Justamente estamos reunidos en este primer congreso internacional para acordar estrategias que permitan neutralizar y desarticular redes narcotraficantes en la búsqueda de un mundo libre de drogas”, aseguró el director de la Policía Antinarcóticos general Fabián Laurence Cárdenas Leonel.

Este importante resultado contra el narcotráfico, en el marco de la estrategia por una ‘Democracia Segura’, hace parte de la consolidación del Proceso de Modernización y Transformación Institucional (MTI), que busca entregarle al país policías más humanos, íntegros, disciplinados, innovadores y efectivos en su gestión; policías más cerca del ciudadano.

Compartir:
Total
0
Shares