A Wilfrido Ortiz Coneo, un hombre cartagenero de 32 años, lo asesinaron este viernes 15 de marzo a las 5 de la tarde a la altura de la calle 12 con carrera 25, barrio Los Balsos de la comuna 14, El Poblado, de Medellín.

Según el reporte oficial, Ortiz Coneo se dirigía a un hotel del barrio El Poblado en compañía de una mujer de 21 años a bordo de un vehículo de servicio público. Minutos antes del ataque la víctima había llegado al aeropuerto José María Córdova de Rionegro, en un vuelo procedente de la ciudad de Cartagena.

Fue entonces cuando sujetos que se movilizaban en una moto de alto cilindraje abordaron el vehículo en el que se transportaba y sin mediar palabra le dispararon en más de 10 oportunidades, quitándole la vida instantáneamente. La compañera de la víctima resultó lesionada en el pie izquierdo.

Según el general Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, Ortiz Coneo estaría vinculado a mafias del narcotráfico en la ciudad de Cartagena. “Tiene unas anotaciones por amenazas que le realiza a otro ciudadano con arma de fuego por la pérdida de un estupefaciente”.

El oficial se refiere a un cargamento de 1.5 toneladas de cocaína que bandas de Santa Marta, como los Pachenca y los Santa, le exigen a la banda los Coneo, a la cual pertenecía Ortiz, que les pagaran y que los Coneo argumentaron que se había perdido en un envío hacia Estados Unidos. La guerra entre esas estructuras se recrudeció este año, cuando en enero fue tiroteado Roberto Meléndez Vallesilla, alias el Caracol, socio de Ortiz, a quien al parecer apodaban el Mono. El asesinato de estos dos hombres sería en retaliación por la pérdida de la droga.

El Clan los Coneo está integrado por descendientes de Heriberto y Raimundo Coneo, quienes fueron los primeros de esa familia en enviar droga hacia Estados Unidos, Haití, Panamá y República Dominicana. Aprovecharon su pericia para conducir lanchas en mar abierto, para lo cual eran contratados constantemente por carteles de la droga, y llevar sus propios cargamentos, incursionando así en el mundo del narcotráfico. Los dos fueron capturados en el año 2000. Las autoridades creen que siendo esta una banda poderosa se esperan venganzas y reyertas en localidades de la Costa Caribe colombiana.