El hecho se dio lugar en el estacionamiento de un complejo de apartamentos en la ciudad de Houston, Texas (Estados unidos). El estadounidense trataba de enseñar a conducir a su hija de 12 años en un todoterreno. En el asiento trasero de vehículo se encontraba un niño de 2 años de edad, informan los agentes que acudieron al lugar.

La niña, intentado salir del aparcamiento, apretó el pedal del acelerador y atropelló a Enrique Vázquez, de 47 años de edad, mientras este paseaba a sus mascotas, de las cuales una resultó muerta.

«No se puede permitir que un niño conduzca en un lugar poblado. Si va a enseñarle a un joven a conducir, váyase a un sitio donde no tenga la posibilidad de quitarle la vida a nadie», comentó Sean Teare, jefe de la División de Delitos Vehiculares de la Oficina del Fiscal de Distrito del condado de Harris.

El estadounidense Tomás Mejía Tol, padre de la menor, fue arrestado ‘in situ’ y encarcelado bajo una fianza de 2.000 dólares pero fue acusado de homicidio negligente el pasado viernes.