¿Por qué Tirofijo menciona en sus escritos al padre de Iván Cepeda?

Foto de Revista Semana
Compartir:

Luego de que el sábado los antiguos miembros del secretariado de las extintas Farc confesaran su responsabilidad en el magnicidio del líder político Álvaro Gómez Hurtado en 1995, se han conocido detalles del crimen y la manera de operar que la guerrilla tuvo en esa época.

En este caso específico, el senador Julio Gallo, también conocido como Carlos Antonio Lozada, confesó al país que fue él quien ejecutó una orden del Mono Jojoy a través de la Red Urbana Antonio Nariño para cometer el crimen.

Sin embargo, en el pasado las Farc ya habían dejado constancia de su participación en el crimen. Así lo consigna un libro clandestino titulado Documentos y correspondencias de Manuel Marulanda Vélez (1993-1998), cuya autoría adjudicó la antigua guerrilla a Pedro Antonio Marín Marín, conocido por sus alias de Manuel Marulanda o Tirofijo.

En esa recopilación de textos, de difícil acceso tras su publicación hace más de diez años, las Farc hacen mención de varios capítulos y personajes de la historia reciente del conflicto armado en Colombia y la política, entre esos el excongresista y dirigente de izquierda Manuel Cepeda, padre del hoy senador por el Polo Iván Cepeda.

Así lo afirma el politólogo Luis Daniel González, quien en medios de comunicación ha revelado apartes del libro de las Farc. En entrevista con el diario El Tiempo, el experto comentó que, en algunos mensajes de Tirofijo, el fallecido líder de ese grupo armado menciona a Manuel Cepeda como “la persona del Partido Comunista con el que las Farc mantenían comunicación”.

González, quien durante cuatro años ha estudiado en detalle el libro para corroborar la información, comentó que en un mensaje de febrero de 1994 se afirma que la guerrilla estaba comprometida “con la candidatura de Manuel Cepeda” al Congreso.

Tras esa revelación, el senador Iván Cepeda reaccionó y pidió a ese medio de comunicación que los mensajes, de los cuales no tenía conocimiento, sean “aclarados” ante la opinión pública.

Si bien confirmó que desde hace años se sabía que su padre mantenía comunicación con las Farc, afirmó que esto fue “siempre buscando acercamientos de paz”. Incluso llegó a reunirse con algunos de sus líderes buscando llevarlos a una mesa en que se negociara su desarme, en procesos que “son conocidos por el país”.

Foto de Revista Semana

También comentó que “esas comunicaciones no pueden ser razón para que agentes del Estado lo hayan asesinado”, en referencia al homicidio de su padre, el 9 de agosto de 1994.

El crimen fue perpetrado en la localidad de Kennedy, sur de Bogotá, cuando Manuel Cepeda se dirigía al Congreso. Según se ha denunciado ante la justicia, este formó parte del proceso de persecución sistemática contra la UP, que miembros de esa colectividad denunciaron en su momento como un plan elaborado por altos mandos militares con apoyo del paramilitarismo, exterminio que, según el centro de Memoria Histórica, dejó al menos 4.153 personas asesinadas, secuestradas o desaparecidas.

En cuanto al libro de Manuel Marulanda, alias Tirofijo, según Luis Daniel González es un texto con 1.553 documentos y correspondencias en 1.203 páginas.

“Es un trabajo clandestino que, como le digo, parece está destinado a una transmisión limitada dentro de las Farc. Por la forma como está redactado, es obvio que nunca tuvieron la intención de hacerlo público”, comentó en la entrevista.

El especialista considera que la obra “contiene información asombrosa y es una fuente destacada para comprender el conflicto armado en Colombia durante la década de 1990”. Además, revela la estructura interna de la guerrilla, sus operaciones militares y algunas de las ideas de Marulanda para “conseguir la victoria sobre el Gobierno colombiano”.

“Se puede leer como un diario de guerra de Marulanda. No todas las cartas son de él, pero la mayoría del libro sí incluye cartas y documentos de su autoría. Hay cartas de una o dos oraciones o frases, y hay relatos de varias páginas escritas por Marulanda o el Secretariado”, aseguró el politólogo.

Tomado de Revista Semana

Compartir:
Total
1
Shares
Previous Post

“Uribe debe quedar libre”: Néstor Humberto Martínez

Next Post

Violencia contra líderes sociales se agudizó un 85% en la pandemia: Crisis Group

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: