Por ningún lado encuentran los juristas el camino para que tenga cabida la propuesta que volvió a posicionar el Centro de Pensamiento Anif, según la cual, en el primer año de trabajo de los jóvenes menores de 25 años, cuando se estima que están en proceso de aprendizaje para insertarse en el mercado laboral, se les pueda pagar un salario menor (el 75 % de un mínimo).

Javier Rincón, profesor asociado de derecho público de la Universidad Javeriana, expresa que la propuesta es regresiva en derechos de los trabajadores, pasa por encima del derecho a la igualdad que no solo está consignado en la Constitución sino en el Código Sustantivo del Trabajo.

Además, también vulneraría los convenios que en materia laboral ha suscrito Colombia con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el Código Sustantivo del Trabajo, por ejemplo, se establece que ningún salario puede ser distinto por razones de edad, sexo, nacionalidad, raza, religión, opinión política o actividades sindicales, pues esto violaría la igualdad. El profesor Rincón agrega que «hay un principio histórico que es un derecho adquirido y es el que enfatiza en que ‘a trabajo igual, salario igual'».

Según el experto, al ser reconocido este principio, consagrado en el Código, por convenio con la OIT, se estaría violando el bloque de constitucionalidad relacionada con el derecho al trabajo.

En ese contexto, el experto agrega que está de por medio otro derecho y es el de «trato igual a lo igual y desigual a lo desigual».

En consecuencia, enfatiza el jurista, «No hemos podido encontrar una razón por la cual se le deba dar un trato desigual a un joven. Se pone como argumento el equilibrio, pero, para mi, es más un desmejoramiento. Es como darles a escoger entre nada y un poquito».

Para el experto, en aras de la situación de desempleo que afecta en mayor proporción a los jóvenes, con un porcentaje que casi dobla la tasa nacional, sería más viable que en el mercado laboral se adoptara el pago por horas de trabajo.

Tomado de El Tiempo