Putin enarbola su arsenal nuclear “sin parangón” para amenazar a Occidente

Misiles estratégicos intercontinentales RS-24 Yars rusos participan en un desfile militar en Moscú en junio de 2020. EFE/EPA/YURI KOCHETKOV
Compartir:

Moscú, 21 de septiembre de 2022.- El presidente ruso, Vladímir Putin, enarboló hoy “las armas del futuro” para advertir a la OTAN de que Rusia cuenta con un arsenal nuclear “sin parangón” que le permite contrarrestar cualquier amenaza occidental.

“Quiero recordar que nuestro país también dispone de diferentes sistemas ofensivos y, en algunos componentes, son más modernos que los que poseen los países de la OTAN”, aseguró Putin en el discurso televisivo en el que anunció la movilización parcial en Ucrania.

Putin, que presentó al mundo hace cuatro años el nuevo armamento hipersónico ruso capaz de burlar el escudo antimisiles estadounidense y alcanzar cualquier punto del globo, agregó que Moscú no dudará en recurrir todos los medios a su alcance para defender su país y su pueblo.

“Esto no es un farol”, subrayó Putin, que a principios de la “operación militar especial en Ucrania” ya puso en alerta a sus fuerzas de disuasión nuclear.

El Kremlin siempre defendió la paridad nuclear con EEUU a través de su tríada -submarinos atómicos, misiles intercontinentales y la aviación estratégica-, pero en los últimos años presume de contar con un “súperarmamento” sin análogos en el mundo.

GUERRA DE LAS GALAXIAS

Los elementos de la conocida como guerra de las galaxias rusa, a imagen y semejanza de la carrera que acabó agotando el presupuesto militar soviético al final de la Guerra Fría, han ido progresivamente entrando en servicio en el Ejército ruso.

El sistema Avangard, el primer misil hipersónico intercontinental, es una de esas “súperarmas” de Putin, que acusa insistentemente a Occidente de lanzar una carrera armamentista en el mundo.

Según el Kremlin, los Avangard están equipados con un cohetes balísticos y portan ojivas hipersónicas capaces de maniobrar antes de alcanzar su objetivo.

Llegan a las más densas capas de la atmósfera, superan en 20 veces la velocidad del sonido y pueden alcanzar en 15 minutos a territorio estadounidense

El misil intercontinental pesado Sarmat (SS-X-30 Satan-2, según la OTAN), capaz de portar 10-15 ojivas nucleares de guiado individual, es un arma de ataque nuclear preventivo.

Putin mantiene que dicho misil tiene un “alcance prácticamente ilimitado” y que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de Estados Unidos.

Los Kinzhal (Daga en ruso) son misiles de emplazamiento aéreo que tienen un alcance de más de 2.000 kilómetros y una velocidad diez veces mayor que el sonido.

Este misil hipersónico de alta precisión puede portar tanto ojivas nucleares como cargas convencionales.

MAYOR ARSENAL NUCLEAR

Según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), Rusia cuenta actualmente con 1.625 cabezas nucleares desplegadas, a las que hay que sumar otras 2.870 almacenadas y 1.760 de carácter estratégico, lo que suma un total de 6.255 cargas nucleares.

En los años 70 del siglo XX la Unión Soviética comenzó a reducir el almacenamiento de su armamento nuclear tras los tratados de desarme firmados con su antagonista durante la Guerra Fría, EEUU.

No obstante, su heredera, Rusia, sigue conservando el mayor número de ojivas nucleares, ya que EEUU dispone de 1.800 cabezas nucleares desplegadas y, en total, reúne 5.550, según los datos del SIPRI.

Según el Boletín de Científicos Atómicos, Rusia cuenta con 5.977 cabezas nucleares -1.588 de ellas desplegadas- frente a las 5.428 de EEUU.

Paradójicamente, parte de ese arsenal estaba emplazado en Ucrania, pero tras la desaparición de la URSS ese país renunció a su arsenal nuclear y se lo entregó a Rusia a cambio de garantías de seguridad acuñadas en el Memorándum de Budapest de 1994.

Según el departamento de energía de EEUU, Rusia posee suficiente material fisible para fabricar 40.000 armas nucleares.

START, ÚLTIMO TRATADO DE DESARME

En febrero de 2021 Putin y el presidente de EEUU, Joe Biden, prorrogaron por cinco años el último tratado de desarme nuclear vigente entre ambas potencias, el Nuevo START, que había sido firmado en 2010.

El Nuevo START, que incluye un sistema de inspección de los arsenales, debía reducir en un 30 por ciento el número de cabezas nucleares, hasta 1.550 por país.

Además, limitó a 700 el número de misiles balísticos intercontinentales, el de los desplegados en submarinos y bombarderos estratégicos equipados para armamento nuclear.

También redujo a 800 el de lanzaderas para misiles intercontinentales, lanzaderas submarinas para misiles balísticos y bombarderos estratégicos equipados para armamento nuclear, estén desplegados o no.

Putin mantiene que la carrera armamentista en el mundo “está en marcha” desde que EEUU abandonara en 2002 el tratado antimisiles y desde que Washington denunciara también otros documentos internacionales, como el de eliminación de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF) en 2019 o el de Cielos Abiertos en 2020.

EFE

Compartir:
Total
4
Shares