Si bien es cierto que el exjefe guerrillero Jesús Santrich recuperó la libertad por decisión de la Corte Suprema de Justicia, mantener esa condición depende de que asista a las diligencias establecidas por el alto tribunal.

Este domingo la Unidad Nacional de Protección confirmó que Santrich abandonó su esquema de seguridad en la noche del sábado cuando se encontraba en el municipio de La Paz, Cesar, y hoy se desconoce su paradero. Sin embargo, según expertos solo podrían recaer acciones en su contra si incumple los compromisos que tiene con la justicia, empezando por la audiencia indagatoria que tiene programada en la Corte el próximo 9 de julio, o no presenta una justificación para no asistir.

De acuerdo con el penalista Camilo Burbano, el esquema de seguridad de la UNP no representa una restricción a la libertad del ex-Farc; por lo tanto, que se desconozca su paradero solo podría tener consecuencias si no cumple las citas de la Corte y las diligencias que tiene agendadas con la Jurisdicción Especial de Paz.

«Si no asiste el día de la indagatoria a la Corte y no justifica su ausencia, podría librarse una orden de captura en su contra», afirma Burbano. También podría tener sanciones por parte de la JEP si incumple con las audiencias para decir la verdad dentro de los procesos que lleva la justicia transicional.

Y agrega que, por otra parte, en su condición de Representante a la Cámara podría enfrentar un proceso disciplinario por abandono de cargo si no se presenta y ejerce sus funciones en el Congreso; sin embargo, eso solo podría ocurrir a partir del 20 de julio, pues actualmente legislativo se encuentra en receso.

El abogado, considera que, en todo caso, la eventual evasión de Santrich «sería un golpe funesto para la paz».

Tomado de El Tiempo