El general Hoover Penilla Romero, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, accedió a responderle a El Tiempo 16 preguntas que todos los ciudadanos se están haciendo sobre la creciente inseguridad en la capital del país.

El asesinato de cinco policías en seis meses, los descuartizados botados en bolsas, las manadas de rompevidrios, el robo en TransMilenio y a joyerías de lujo y los atracos a mano armada en calles de barrios de todos los estratos sacuden a la capital.

El alto oficial admite el aumento del hurto a personas y el hecho de que no es una percepción sino una realidad. Pero es enfático en que estos delitos se concentran en tan solo unas zonas de la capital, en que los homicidios siguen a la baja –por cuarto año consecutivo– y en que la institución tiene desplegada una estrategia sólida para sacar al hampa de las calles.

“La muerte de nuestros policías no va a quedar impune, es un tema de honor. Pero también una muestra de que la institución está enfrentando al hampa hasta con la vida de sus hombres”, señala.

Penilla también revela que el más reciente descuartizado no aparece en las bases de datos colombianas y es posible que sea un extranjero. Además, dice que ya han capturado a varios miembros de la temible banda MT, responsable de la muerte de uno de sus hombres y del atraco a varios establecimientos, y que hay una estrategia clara para sacar a los ladrones de las calles.

Van 8 descuartizados en los últimos 9 meses en Bogotá y sus goteras. ¿Qué está pasando?

Solo en Bogotá tenemos cuatro casos este año. Algunos han sido habitantes de calle que mueren por riñas entre ellos o sobredosis, en los lugares donde consumen. Y para que no los encuentren allí, optan por sacarlos y descuartizarlos. No podemos decir que haya algo sistemático.

El Tiempo reveló una investigación que implica a ‘sayayines’ del Bronx, con tentáculos en Soacha…

El más reciente desmembrado, hallado en Villa Luz, creemos que es una persona de otra nacionalidad, porque no hay registros de identificación en Colombia. Otro de los descuartizados hace parte de una estructura de microtráfico en Soacha.

La Fiscalía ya conformó un equipo para investigar qué pasó, por qué apareció aquí, cuál fue la conexión. Pero en algunos casos se pueden dar disputas entre dueños de ollas de estupefacientes, no voy a desconocerlo. Recuerde el caso del conductor de una reconocida periodista: ingresó a un local y le dieron escopolamina, se pasaron y falleció allí.

Para deshacerse del cuerpo, el administrador del sitio y las mujeres que le habían dado la pócima contrataron a un matarife en los frigoríficos de Guadalupe para que lo desmembrara, y lo sacaron en bolsas.

Van 5 policías muertos este año. ¿Qué está pasando? ¿A qué organizaciones nos estamos enfrentando?

Han sido tres de la Metropolitana y dos de inteligencia. En los tres primeros casos han muerto atendiendo denuncias de la ciudadanía o del 123. Se enfrentaron valientemente a los delincuentes y lamentablemente perdieron la vida. Pero también han perdido la vida delincuentes en estos enfrentamientos.

En el caso de Ciudad Bolívar, en horas de la madrugada, nuestro policía atendió un llamado de la ciudadanía; en el caso del intendente Cruz, se iba a presentar el asalto a un carro de valores, hay intercambio de disparos y fallece uno de los delincuentes. Y el último caso, era un patrullaje y los delincuentes que iban en una camioneta le disparan.

Y los agentes de inteligencia…

Estaban de civil, en una actividad propia de su especialidad, e iban a ser víctimas de un hurto. Cuando sacaron sus armas hubo un intercambio de disparos. En todos los casos, los responsables están totalmente identificados.

¿Y capturados?

En el caso del intendente Cruz hay tres capturados y uno que falleció. En el caso del intendente Patiño, ya se ubicó la camioneta, y la persona que la tenía está siendo dejada a disposición de la justicia por receptación, porque el vehículo fue hurtado en Cali, en 2013, bajo la modalidad de atraco. En el carro se encontraron varios objetos y solo le puedo decir que la investigación va por buen camino.

¿Dos joyerías hurtadas en menos de un mes en zonas exclusivas no es un hecho alarmante?

En ciudades como Bogotá se registran hurtos a establecimientos comerciales o a carros transportadores de valores. Lo que acá se veía es que siempre los ladrones se iban con el botín. Ahora la Policía está llegando, se está enfrentando a los delincuentes, hay una reacción institucional. Estamos enfrentando el hampa hasta con la vida de los policías.

¿Qué tipo de bandas son las que enfrentan a tiros a sus hombres?

Delincuencia común organizada. Los que asaltaron la joyería en El Retiro participaron en otro robo. Ya hay tres capturados y el delincuente que fue muerto. Y le anuncio que vienen otras capturas.

¿Cuál es esa banda?

Los MT. Es gente con antecedentes que ha participado en asaltos a bodegas o establecimientos en otras ciudades, como Cali y Medellín. Van a lo seguro, cuentan con la complicidad de algunas personas cercanas al negocio que asaltan.

La Defensoría del Pueblo habla no solo de células del Eln en Bogotá, sino de ‘Águilas Negras’, ‘Fuerzas Gaitanistas’ y ‘Rastrojos’. ¿Ustedes desestiman esas alertas?

Cualquier alerta es objeto del mayor análisis y del mayor interés. Advierten algo que se puede estar presentando. Nosotros hacemos verificaciones para tomar medidas que permitan mitigar esos riesgos. Merecen la mayor seriedad. En cuando al Eln, sabemos su composición.

En cuanto a estas otras estructuras, no hemos podido encontrar aún evidencia de su presencia, pero estamos ahondando en esas verificaciones para poder tener la certeza plena de que no están o de qué bandas se esconden detrás de estos nombres para causar intimidación en ciertos sectores de la ciudad. Las unidades de inteligencia ya han encontrado esos casos.

¿Cómo explica que el hurto a personas siga disparado? La gente está aterrada con las manadas de rompevidrios, el atraco en barrios con revólver, el hurto en TransMilenio….

La denuncia por hurto ha aumentado desde que se accedió al servicio del aplicativo de la Fiscalía para denunciar. Pero como comandante de la Policía no voy a desconocer los hechos de los hurtos en menor cuantía, como el raponazo, ‘cosquilleo’ y atraco.

Más allá del aplicativo, no puede negar que la inseguridad sube en algunos sectores, y ya no es percepción…

La percepción es la realidad, la realidad es la percepción. Pero también mire los números. Las capturas en flagrancia en el primer semestre están por encima de las 21.000.

Hay personas que se han dedicado a hacer del hurto su ‘modus vivendi’. Pero el fenómeno se circunscribe a algunos sectores. Y ahí está nuestro compromiso, sacar a los ladrones de las calles de la capital y ponerlos donde correspondan, y en esa tarea estamos.

¿Tiene los recursos y el personal para hacer la tarea?

Bogotá tiene 17.000 unidades de policía para poder cubrir las 24 horas, en las diferentes especialidades: vigilancia, inteligencia, los del Gaula, policía judicial. Tenemos el apoyo de la alcaldía de Bogotá y de su Secretaría de Seguridad, que son claves en esta tarea conjunta. Pero también es importante la solidaridad ciudadana mediante la información y la denuncia.

Cada vez que sale una denuncia por medios o redes verificamos. En el tema de rompevidrios, tenemos 23 sitios críticos identificados, hombres encubiertos vigilando, drones buscando los escondites y hemos capturado en 20 días 17 personas. Si nos toca capturar a una persona 100 veces, lo vamos a capturar. No olvide que, por cuarto año, Bogotá está liderando la disminución de homicidios a nivel nacional.

Es un primer gran paso, y aún se puede llegar a una disminución histórica. Con la misma estrategia que bajamos los homicidios, vamos a bajar el hurto a personas, porque el hurto de vehículos y al comercio ha bajado.

¿Y qué pasó con alias el Bizco, que quedó libre a pesar de las denuncias?

Una ciudadana tuvo un percance con su vehículo, pide ayuda y esta persona se acerca y lo que ve es un dinero que se roba. Reconoce que cometió el hecho y se compromete a devolverlo. La norma establece el procedimiento por seguir por parte del fiscal. No es capricho del fiscal, aquí tenemos que ser claros en que es la norma la que establece, la ley dice que el proceso abreviado lo permite, que si no hubo violencia, si fue mínima cuantía, queda libre.

¿A qué le atribuye el aumento de los hurtos? ¿Influyen el desempleo, un puñado de migrantes metidos en el delito, la situación del país?

Todos estos factores influyen en el comportamiento social. En cuanto a ciudadanos de otra nacionalidad, han aumentado las capturas por encima del 120 por ciento. En el 2018, a esta fecha, se habían presentado 988 capturas y este año van, en ese mismo periodo, 2.632, o sea, 1.644 más.

¿Qué les dice a los bogotanos que les da miedo salir de noche, a las víctimas de atracos y rompevidrios, a las esposas de sus policías?

Por directriz del señor presidente Duque, del ministro de Defensa y del director de la Policía, general Óscar Atehortúa, debemos y estamos haciendo todo lo que corresponde para dar respuestas claras y contundentes ante cualquier tipo de delito. Estamos mostrando resultados y no estamos desconociendo los problemas. Llegamos al punto de hasta ofrecer la vida combatiendo a estos delincuentes. Estas muertes no van a quedar impunes, es un tema de honor.

¿Seis puntos claves de la estrategia para bajar el hurto?

Buena articulación con la Fiscalía y la Alcaldía; la red de participación cívica con los ciudadanos en cada una de las localidades, donde la gente está aportando; cuatro unidades de inteligencia y policía judicial focalizadas en sectores sensibles. La inteligencia, la vigilancia permanente y la denuncia ciudadana.

Tomado de El Tiempo