El Consejo Regional Indígena del Cauca Cric, integrado por 126 autoridades tradicionales organizadas; y la guardia indígena, como defensores de la vida y la armonía del territorio, rechazaron y repudiaron de “manera categórica” el actuar de un grupo armado en el constante y sistemático ataque en lo corrido del mes de septiembre a comuneros de Tierradentro, en el departamento del Cauca, según denuncia constante de las autoridades indígenas y la Asociación de Cabildos Nasa Cxha cxha.

Son varios los hechos violentos que llevaron a la comunidad a pronunciarse. El pasado domingo 8 de septiembre en la vereda de Agua Vendita-Resguardo Indígena de Avirama Páez, en su casa de habitación, fue asesinado el comunero y guardia Indígena Mario Alberto Achicué, de 26 años de edad.

El pasado viernes 13 de septiembre en el trayecto de Vitoncó a la vereda de La Troja, el comunero Henrry Cayuy Puque de 42 años de edad fue interceptado por dos personas quienes lo alcanzaron en una motocicleta tipo Pulsar de color negra con las matrículas IAS-78C, sin mediar palabras, en presencia de su esposa le propinaron cuatro balazos.

El día martes 17 de septiembre del presente año, siendo las 6:30 pm aproximadamente, el gobernador del Cabildo Indígena del territorio de Mosoco fue informado vía telefónica, sobre el hurto de un vehículo tipo camioneta doble cabina en la vía que conduce de Silvia a Jambaló, en cercanías del kilómetro cero (0), por hombres desconocidos que portaban armas de fuego, ante la presión de las comunidades tanto de Mosoco como San José, dejaron el vehículo abandonado sobre la vía y emprendieron la huida. En el mismo lugar se halló una motocicleta color negra y con placa WVY-80E, la cual quedó bajo custodia de la comunidad mientras se realizan los procedimientos.

En la madrugada del pasado viernes 20 de septiembre la Gaula, el Ejército Nacional, la Policía, el CTI y la Fiscalía hicieron un supuesto allanamiento a una vivienda en la comunidad de El Canelo, resguardo Indígena de Belalcázar-Páez Cauca. Donde luego de privar de su libertad por algunas horas a un comunero y agricultor, lo sacaron de su vivienda, le colocaron una bolsa plástica en la cabeza, ya fuera de su casa lo golpearon preguntando por un ciudadano del vecino departamento del Huila que estaría en esa comunidad en calidad de secuestrado.

Ya en la mañana del mismo día, la autoridad ancestral en coordinación con la comunidad y la guardia Indígena logran rescatar al comunero. Entre tanto en el vecino resguardo Indígena de Cohetando-vereda La Ceja, municipio de Páez, la fuerza pública detuvo al comunero José Ever Pajoy, el detenido fue llevado hacia el vecino departamento del Huila.

El domingo 22 de septiembre, la autoridad ancestral del resguardo Indígena de Cohetando y su equipo de trabajo recibió la información sobre un asesinato dentro de su jurisdicción, al llegar al sitio indicado por los testigos se percatan del doble homicidio, el primer cuerpo corresponde a José David Musse Campo, de 19 años de edad, quien presenta impacto con arma de fuego. La otra víctima responde al nombre de Yilverso Alberto Velasco Yacuechime, quien presenta múltiples puñaladas en la espalda, además impacto de bala, según las investigaciones ambos serían miembros activos de las fuerzas militares. Estos hechos se presentaron en la vereda La Unión resguardo Indígena de Cohetando, municipio de Páez-Belalcazar Oriente del Cauca.

La noche del miércoles 25 de septiembre, fue asesinado Wilfredo Chocué Ramos, de 25 años de edad, quien deja entre llanto y lágrimas a una niña de 6 años, un niño de 3 años de edad y el resto de la familia y comunidad del resguardo Indígena de Chinas, norte del municipio de Páez. Cerca de las 11:00 p.m. llegaron hombres armados a su casa de habitación luego de una conversación le propinaron tres tiros en la parte temporal izquierda del cráneo dejándolo de manera inmediata sin signos vitales. Los hechos sucedieron en presencia de su familia.

Aproximadamente a las 5:00 p.m. de este jueves 26 de septiembre de 2019 fue asesinado Marlon Ferney Pacho, de 24 años de edad, quien en el momento ejercía como autoridad local en función como secretario del cabildo del resguardo de Tálaga. Según la versión de algunos testigos, llegaron al sitio cuatro hombres fuertemente armados y sin mediar palabras, lo sacaron de su casa de habitación y le propinaron varios impactos de bala con arma de fuego.

A nivel nacional el contexto es bastante aterrador, las amenazas, persecuciones, intimidaciones, asesinatos, atentados y masacres por parte de grupos armados legales e ilegales quienes pregonan defender el pueblo, hacen lo contrario.

Los pueblos indígenas del Cauca condenan estos actos de barbarie que violan los estándares humanitarios, en el marco internacional de los derechos humanos, denuncian el exterminio sistemático contra nuestros pueblos indígenas guardianes de la vida, el territorio y las comunidades, manifiestan su absoluta voluntad de seguir caminando y tejiendo desde el pensamiento la construcción hacia la paz estable y duradera, invitan a la comunidad internacional a realizar un seguimiento riguroso al proceso de paz y las múltiples quebrantamientos que el Gobierno colombiano ha causado a la implementación de los acuerdos.

La omisión del Estado incrementó la presencia de grupos armado ilegales, el aumento de cultivos de uso ilícito, militarización de los territorios que auspicia los niveles de inseguridad y agresiones a las autoridades tradicionales, guardia indígena, dirigencia y comunidad en general.

Ante esta nuevo ola de asesinatos contra la población civil, la Comunidad hace un llamado urgente a la Defensoría del Pueblo, Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la República, Comisión de Paz del Senado, ONU Derechos Humanos, Misión de Verificación de la ONU, MAPP, OEA y demás organizaciones defensoras de derechos humanos a mantener y seguir brindando su apoyo a los procesos comunitarios de cuidado y defensa de la vida ante estos hechos que buscan agudizar las dinámicas del conflicto que están generando desarmonía en las comunidades.