Según informa el diario Marca, Vichai Srivaddhanaprabha, presidente del Leicester, falleció este sábado luego que el helicóptero en el cual se desplazaba tras el partido de su equipo contra el West Ham se desplomara en las proximidades del King Power Stadium.

Vichai, quien se encargó de llevar a lo más alto del fútbol inglés al Leicester, desafío toda lógica posible pues su equipo parecía no tener más aspiraciones que mantener la categoría. De la mano de Claudio Ranieri y de jugadores como Vardy, Kante, Mahrez, Schmeichel, el tailandés logro ser el constructor de una de las mayores hazañas de la historia del fútbol mundial, ese sueño que logró emocionar a propios y extraños.

El Leicester era una familia alrededor de Vichai. En 2010, en medio de una profunda crisis institucional y deportiva asumió las riendas del club. Era un hombre reservado, concedía muy pocas entrevistas, gestionaba el club junto con sus personas más allegadas, delegó las funciones del club en varias personas, pero al final las decisiones más importantes las tomaba él.

Donó miles de libras a los hospitales de Leicester, contribuyó en varios proyectos de caridad; para celebrar su cumpleaños regaló cervezas y donas a los aficionados de su club; cuando el equipo ganó la Premier le regaló a cada futbolista un coche de alta gama y llevó a pasearles por las calles de Bangkok en una rúa que duró varios días.

«¡Cambiaste el mundo para siempre! Diste esperanza a todos y demostraste que lo imposible era posible. Cuando me fichaste en 2011, me dijiste que seríamos campeones de la Premier. Siempre te he admirado como líder, padre y hombre. Hicisteis mis sueños realidad», fueron las palabras del portero Schmeichel.  

Fuente: https://www.marca.com/futbol/premier-league/opinion/2018/10/29/5bd6ffb446163fe60c8b464d.html