En el Barrió Terrón Colorado un vehículo de la empresa Coca-Cala se quedó sin frenos, y en una maniobra por parte del conductor recostó el vehículo contra una pequeña loma, con lo que pudo detener el camión.

Lo inaudito del caso es que después del percance, varios residentes del sector en vez de ayudar, se llevaron parte de la mercancía.