ActualidadNacional

Se salvó. Lo iban a extraditar por dos pastillas de clonazepam

Cristian Andrés Vargas Henao, de 27 años, se salvó de ir extraditado a México gracias a una decisión de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia colombiana.

Los magistrados ordenaron la libertad inmediata de Vargas Henao y declararon improcedente la solicitud de extradición hacia el país centroamericano en el que fue detenido con dos pastillas de clonazepam sin la respectiva receta médica.

El 20 de enero de 2016 en el estado Xochitepec, de Morelos, México, fue capturado por las autoridades locales por llevar consigo dos pastillas de Rivotril con las que intentaría conciliar el sueño. Sin embargo, la explicación no fue suficiente y fue detenido por cometer un delito federal. Una corte local lo dejó en libertad con la condición de seguir atento a los requerimientos de la justicia mexicana.

Pudo regresar a Colombia y cuando se aprestaba para regresar a México fue arrestado y recluido el 3 de junio de 2017 en el patio de extraditables de la cárcel La Picota, en Bogotá.

En la sentencia, la Sala explicó que “no existe ningún señalamiento de que la mínima sustancia psicotrópica (clonazepam), que le fue incautada a Vargas Henao, estaba destinada al tráfico o distribución a terceras personas. Antes bien, en la Nota Verbal COL-01606 del 25 de julio de 2016, se aprecia que, al momento de la aprehensión, el propio requerido manifestó que portaba ese medicamento porque lo utilizaba para tratar un problema de salud relacionado con un trastorno del sueño”.

“En tal virtud, para la Corte no existe duda de que la conducta por la cual Vargas Henao es requerido en extradición, esto es, específicamente, el simple porte de dos pastillas de clonazepam sin ánimo de comercialización, distribución o suministro a terceros, deviene en atípica, según las reglas jurisprudencias vigentes en Colombia, que integran el artículo 376 del Código Penal”.

La Sala explicó que aunque el Clonazepam es una sustancia sicotrópica sometida a fiscalización y control nacional e internacional, la conducta de Vargas no se constituye en un delito en nuestro país y por ello fue dejado en libertad.

 

Comment here