El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos señaló este viernes que la tormenta tropical Sebastián, formada el martes pasado en la zona oriental del Caribe, no llegará finalmente a ser un huracán.

Los vientos de Sebastián no se han fortalecido y se mantienen en unas 60 millas por hora (95 km/h).

Se espera un debilitamiento gradual y que la tormenta se convierta en un fenómeno postropical durante el fin de semana.

El más reciente boletín del NHC indica que el centro de Sebastián estaba localizado 600 millas (965 km) al noreste de las islas de Sotavento (Aruba, Bonaire, Curazao, varios archipiélagos venezolanos y las islas Coche, Margarita y Cubagua de Venezuela), de las que se ha ido alejando desde que se formó el martes.

La tormenta se mueve hacia el este-noreste a cerca de 15 millas por hora (24 km/h) y se espera que vire hacia el noreste en los próximos días.

Los vientos de tormenta tropical se extienden hasta 160 millas (260 km) del centro de la tormenta, que se ha formado e las postrimerías de la temporada oficial de huracanes en el Atlántico, que va del 1 de junio al 30 de noviembre.

Con Sebastián son 18 ciclones con nombre los que ha tenido esta temporada a punto de finalizar.

Seis de esos ciclones se convirtieron en huracanes, dos de los cuales (Dorian y Lorenzo) alcanzaron la categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson.

En una actualización de sus pronósticos para este año, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EE.UU. previó en la cuenca del Atlántico la formación de 10 a 17 tormentas tropicales con nombre, es decir con vientos superiores a 39 millas por hora o más (63 km/h), de las que surgirán de cinco a nueve huracanes, con vientos de 74 millas por hora o más (120 km/h).

Asimismo, la NOAA pronosticó de 2 a 4 ciclones mayores, es decir con vientos de 111 millas por hora o más (179 km/h).

EFE.