Más de 200 habitantes de la vereda Pocitos volvieron a congregarse en uno de los sitios desde donde se desplazaban hace 16 años con pocas pertenencias que podían cargar tras la amenaza de la guerrilla. Pero esta vez no se alistan para abandonar sus tierras, sino para conocer la cancha polideportiva que los integra como comunidad.

Los campesinos de esta alejada zona montañosa del corregimiento Aquitania, en el municipio antioqueño de San Francisco, llegaron entusiasmados para el acto inaugural de una obra que representa la recuperación que viven, a la que se suma la reparación colectiva que emprendieron con la Unidad para las Víctimas ahora que la violencia ya no los intimida ni desarraiga.

“Esta placa es muy importante porque aquí nos integrábamos con la comunidad y gente de otras veredas y se practicaban deportes, pero con la violencia y el desplazamiento se deterioró. Ahora lo que buscamos es recuperar estas tradiciones que teníamos antes del conflicto armado y promover el deporte, la cultura y la sana recreación”, afirma con entusiasmo Arcesio López, presidente de la Junta de Acción Comunal y uno de los habitantes que retornó a la zona.

La entrega de la cancha también sirvió para que los habitantes de varias veredas se reunieran alrededor de una “olla comunitaria” y compartieran una jornada de deporte y encuentro social, «tal como añorábamos hacerlo cuando quedamos en medio de la disputa violenta entre las guerrillas y los grupos de autodefensas», dice un campesino que se desplazó con su familia, pero retornó y ahora es agricultor, cría peces y empieza con el dulce negocio de la miel.

“La reconstrucción de la placa polideportiva es una de varias medidas implementadas del plan de reparación colectiva que coordina la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, con cooperación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Alcaldía con una inversión de 122 millones de pesos”, explicó Wilson Córdoba Mena, director territorial en Antioquia.

Como otra acción de reparación colectiva también se realizó el acto de cierre a la formación y capacitación a 25 líderes sociales y de víctimas durante este año por parte de Conciudadanía, cuyo fin es fortalecer liderazgos y la veeduría ciudadana, reconstrucción del tejido social y la convivencia en el territorio.

“Estas obras nos permiten avanzar”

El alcalde Sérbulo Guzmán resaltó que “el conflicto armado es un problema del pasado y ahora gozamos de tranquilidad que nos permite soñar con vivir tranquilos y estas obras nos permiten avanzar para construir un mejor corregimiento”.

Además, informó que “gracias al plan de reparación colectiva con la Unidad para las Víctimas también se avanza con la pavimentación de la vía entre el corregimiento y San Francisco, se reconstruyó el parque principal del municipio y el de Aquitania, además de la entrega de casetas comunitarias, canchas, dotaciones a grupos artísticos y otras obras en varias veredas”.

El corregimiento de Aquitania, como otras zonas rurales de este municipio antioqueño, sufrió el desplazamiento masivo de toda su población en julio de 2003 por amenazas de las Farc, además de tomas guerrilleras, masacres, asesinatos, secuestros, saqueos, confinamientos y accidentes con minas antipersonal por el enfrentamiento entre los grupos armados.

En Antioquia, la Unidad para las Víctimas cuenta con 53 sujetos de reparación colectiva reconocidos con planes en implementación de medidas como rehabilitación de vías, reconstrucción de escuelas, puentes, parques, dotaciones a centros médicos, casas de la cultura, grupos artísticos, apoyo a proyectos productivos y microempresas, recuperación de tradiciones, entre otras obras comunitarias.