ActualidadDenuncia

Subintendente del Gaula será investigado por «falso positivo judicial»

El lunes 3 de septiembre de 2018 se llevó a cabo la audiencia de alegatos, en etapa de juicio, en contra el procesado Andrés Felipe Callejas Pabón, a quien la Fiscalía señaló con el alias de Callejas, sindicado del presunto delito de concierto para delinquir, por presuntamente pertenecer a la banda de Los Pájaros —que opera en Belén Zafra, comuna 16—, fundada por el clan familiar de los Arango Tejada, entre ellos los cabecillas Hugo Armando Arango Tejada, alias Damián, y Juan David Arango Tejada, alias Juancho, quienes hoy se encuentran privados de la libertad.

José Fernando Reyes Peña, fiscal 73 especializado de la Unidad contra el Crimen Organizado de Medellín, adelantó la acusación en contra del sindicado Callejas Pabón, luego de la investigación realizada por el subintendente Juan Manuel Guzmán Mendoza, del Gaula Medellín, quien dirigió durante varios meses el seguimiento y la consecución de pruebas en contra de los presuntos integrantes de Los Pájaros, siendo capturados entre noviembre y diciembre de 2017 ocho personas, entre ellas Callejas Pabón y un líder comunal del barrio Belén Zafra e investigador de la Agencia de Prensa Análisis Urbano.

Leer también: Juancho Pájaro, ¿testigo estrella del Gaula metropolitano?

Producto de la investigación del subintendente Guzmán Mendoza y, ante la imposibilidad de tener una defensa técnica que les permitiera demostrar su inocencia, se allanaron a los cargos imputados como integrantes de la banda Los Pájaros los siguientes: Juan Esteban Bermúdez Alzate, Jhonatan Román Cartagena, Jorge Luis Ramírez Torres, Bryan Smith Sepúlveda Osorio, Juan David Morales Arango. Andrés Felipe Callejas, capturado con los anteriores y recluido en la estación de Policía de Manrique Oriental, desde noviembre hasta mayo, cuando fue recluido en la cárcel de El Pedregal. No aceptó los cargos y fue a juicio.

Antes de la audiencia preparatoria y de la instalación del juicio, un investigador de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social (Corpades) y de la Agencia de Prensa Análisis Urbano, interpuso una queja disciplinaria en contra el subintendente Juan Manuel Guzmán Mendoza, del Gaula Medellín, haciendo un análisis juicioso de cómo había fabricado testimonios; los mismos que fueron avalados por el fiscal Reyes Peña —de quien presumimos actuó de buena —fe. Dicha queja fue conocida por la coordinadora de Derechos Humanos de la Procuraduría Regional de Antioquia, quien la remitió a la Provincial del Valle de Aburrá.

El 27 de junio el oficinista grado 6 de la Procuraduría Provincial del Valle de Aburrá, Edward Antonio Herrera Pinzón, envió un oficio al quejoso y le informó que dicha queja fue remitida por competencia a la Policía MEVAL RR E-2018-260171, para que sea la Oficina de Control Interno Disciplinario la que investigue los hechos.

El fiscal 73 especializado presentó, ante el Juzgado Primero Penal del Circuito de Medellín, un total de catorce pruebas testimoniales en contra del sindicado Andrés Felipe Callejas, de las cuales llevó a juicio cuatro testigos, entre ellos uno privado de la libertad: Yair Alexis Jiménez Castaño, alias La Chinga, condenado por concierto para delinquir por ser parte de la banda Los Pájaros.

Los testimonios de testigos que declararon en contra de Callejas Pabón, relacionándolo con acciones delictivas, no fueron suficientes para probar la teoría del caso del fiscal Reyes Peña, quien delegó la etapa de investigación y recolección de pruebas en el subintendente Guzmán Mendoza, del Gaula Medellín.

Leer también: Testigos de mentiras nutren procesos judiciales presionados por autoridades

Dos de los testigos de cargo de la Fiscalía, alias la Chinga y H. R. A. G. —nombres omitidos por seguridad— declararon ante la juez que fueron presionados por el investigador Guzmán Mendoza para declarar en el caso de Andrés Felipe Callejas y Mauricio Adolfo Asprilla Martínez —quien está siendo procesado— so pena de abrirles investigación penal. En el caso de la Chinga sería agravarle el delito, pues en esos días había sido capturado y estaba a la espera de ser presentado ante un juez. La esposa de la Chinga, L. C. R. C., quien fue preparada por el investigador Guzmán Mendoza antes de asistir a la audiencia de juicio, también habría sido presionada según declaró el testigo.

En una denuncia que H. R. A. G. le interpuso al investigador del Gaula en la Fiscalía se puede leer:

«[El investigador] me dijo que tenía que firmar otros papeles en contra del [acusado], que dijera que él era trabajador de [nombre de cabecilla] y que tenía que estar en el juicio o una audiencia para reafirmar todo. Me dijo que no me podía ir sin firmar eso y que él tenía testigos para condenarme si yo no le firmaba».

Lo dicho por el testigo H. R. A. G. contrasta con lo declaración que rindió en la denuncia ante la Fiscalía, respecto a cómo opera la fábrica de testigos que crean investigadores como el subintendente Guzmán Mendoza:

«[El investigador] me dijo que consiguiera un muchacho que le sirviera como testigo que porque [el acusado] le metió unos tiros en los pies a un reciclador y no lo han podido ubicar y que uno parecido le sirve. Que él le da la liga».

Ante la juez primera Penal del Circuito de Medellín, el testigo H. R. A. G. respondió, ante el interrogatorio del fiscal Reyes Peña y el abogado de la defensa, que la fábrica de testigos empieza desde el reconocimiento de los presuntos delincuentes, quienes terminan siendo señalados sin conocerlos, con alias falsos y acciones falsas, solamente para mostrar positivos por parte de las autoridades judiciales:

 «[…] los señalamientos los hice porque [el investigador] dos días antes me capacitó me llevaba a unos restaurantes cercanos [a su oficina] y me citó y me mostró cada hoja con ocho planillas de fotografías y en cada planilla me decía que me aprendiera el nombre y el número de la foto y que tenía que decir lo que él me dijera […] y que estuviera piloso con eso porque la cita era al siguiente día con una procuradora de la Nación al señalamiento, que no se me olvidara nada de lo que me había explicado porque él delante de ella no podía decirme nada ni hacerme ninguna seña y que tuviera mucho cuidado porque ahí estaba en juego [mi] protección […] y mi libertad”».

Entre los testigos de la defensa, que fueron solicitados como comunes, se encuentran Juan David Arango Tejada, alias Juan Pájaro, y los hermanos Y. G. C y A G. C., quienes declararon no conocer al sindicado Callejas Pabón. La Fiscalía los descartó durante el desarrollo del juicio.

Juancho Pájaro, quien fuera coordinador de la banda Los Pájaros, al ser interrogado por la defensa, no lo reconoció como integrante de su banda. Los hermanos G. C. declararon que en ningún momento denunciaron al sindicado, como aparece en las declaraciones recolectadas por el subintendente Guzmán, sino que ellos lo único que hicieron fue denunciar el homicidio de su hermano. Afirmaron no haber leído la declaración, porque confiaban en la rectitud del funcionario judicial.

 Agotada la etapa probatoria, cuando la jueza tuvo la oportunidad de escuchar a los testigos de cargo de la Fiscalía y de la defensa, se procedió a la audiencia de alegatos, esperando que el fiscal 73 especializado solicitara la condena del sindicado Andrés Felipe Callejas. La sorpresa llegó con la solicitud de la absolución por duda, teniendo en cuenta que de todos los testigos que presentó solo uno se pensaba creíble: J. C. L. L., pero fue desmentido por Yair Alexis Jiménez Castaño, Juan Esteban Bermúdez Alzate, alias Polo, y Jhonatan Román Cartagena, alias Guiro Grande; todos ellos condenados y quienes desacreditaron el testimonio del testigo, vinculándolo con Los Pájaros y diciendo que él tenía negocios con el cabecilla Hugo Pájaro o Damián.

Sin testigos y sin verdad, al fiscal José Fernando Reyes Peña no le quedó otra opción que pedir la absolución del sindicado Callejas Pabón, solicitud que fue apoyada por la delegada del Ministerio Público, quien aprovechó para solicitarle a la juez que compulsara copias a la Procuraduría General de la Nación para que investigue al subintendente Juan Manuel Guzmán Mendoza, adscrito al Gaula Medellín. El abogado defensor, sin tener que hacer alegatos, pues el fiscal se había dado cuenta del engaño, solo atinó a decir que estábamos ante un montaje orquestado por un investigador judicial, quien en declaraciones y actas de reconocimiento dejó rastro de sus acciones al copiar y pegar alias, hechos y elaborar perfiles.

La juez primera Penal del Circuito de Medellín, administrando justicia en nombre de la República de Colombia, absolvió por duda a Andrés Felipe Callejas Pabón, a quien le libró boleta de libertad que se hizo efectiva el martes 4 de septiembre, y compulsó copias para que la Fiscalía y la Procuraduría investiguen disciplinaria y penalmente al subintendente Juan Manuel Guzmán Mendoza, quien hizo la investigación no solo en este caso, sino en el del líder comunal del barrio Belén Zafra e investigador de Análisis Urbano.

Así, el investigador del Gaula Medellín, subintendente Juan Manuel Guzmán Mendoza, tendrá que defenderse de dos investigaciones penales y dos disciplinarias por presuntamente haber creado una fábrica de testigos con la que llevó a la cárcel a personas inocentes, varios de ellos condenados por no haber podido demostrar su inocencia, uno absuelto y otro en proceso de defensa.

Comment here