Un testigo del momento en que Dilan Cruz fue impactado por un objeto lanzado por el Esmad asegura estar siendo amenazado de muerte.

Se trata de Steeven Gutiérrez, amigo del joven que falleció al no lograr reponerse del fuerte impacto en el cráneo. Gutiérrez le mostró a CityTv evidencias de mensajes y llamadas que le reclaman por haber interpuesto la denuncia del caso ante una URI de Puente Aranda un día después de los hechos.

El 23 de noviembre, día en que Dilan fue impactado por un objeto disparado por un agente del Esmad, Gutiérrez iba corriendo junto a él. Cuando vio a su amigo caer, grabó videos de evidencia y se acercó a los agentes del Esmad presentes en el lugar para grabarles las placas.

El lunes decidió ir a poner la denuncia en una Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía.

«Me acerqué a la URI de Puente Aranda y hasta ahí todo tranquilo. El sábado recibí una amenaza por Facebook», le relató el joven a City Tv.

Uno de los mensajes dice «Por ahí nos enteramos que fue a la Uri de Puente Aranda…. Ojo con lo que dice, recuerde que tenemos fotos suyas y de la cédula. Y ya con eso sabemos todo. No sea que le pase algo cuando vaya para su casa o cuando vaya para la Javeriana».

Gutiérrez aseguró temer por su seguridad y la de su familia. Agregó que, después del mensaje, recibió otras llamadas amenazantes. «Tuve que cambiar de número. Me siento triste por todo esto», lamentó.

Esta semana, Medicina Legal entregó un parte oficial de las causas de la muerte del joven. “Los hallazgos de necropsia permiten afirmar que la muerte del joven es secundaria al trauma craneoencefálico penetrante, ocasionado por munición de impacto, lo cual ocasiona severos e irreversibles daños a nivel del encéfalo”, dijo en su declaración la directora del Instituto de Medicina Legal, Claudia Adriana García.

Confirmó además que el objeto que impactó en la cabeza del joven fue  un cartucho plástico de carga múltiple, con base de metal, en cuyo interior hay un kevlar, o saco de tela, que contiene entre 200 y 500 perdigones de plomo.

El dictamen añadió que el arma con la cual se hizo el disparo fue una escopeta calibre 12 de uso autorizado para el Esmad.

Estos hallazgos, aseguró García, permitieron concluir que se trató de una muerte violenta, en modalidad de «homicidio».

Tomado de El Tiempo