Tres homicidios en una semana en Yarumal

1166
Compartir Noticia

Apunte Urbano

El inicio del 2018 en Yarumal se ha visto opacado por varios hechos de violencia que enlutan a la familia de cuatro jóvenes, asesinados entre el 9 y el 11 de enero. Los hechos ocurrieron en los barrios Villa Fátima y La Cabaña.

El reporte del periódico El Yarumaleño señala que la noche del jueves 11 de enero, sobre las ocho de la noche, desconocidos abordaron a varios jóvenes que departían en la placa polideportiva del barrio La Cabaña, quienes desenfundaron sus armas y dispararon de forma indiscriminada. En el hecho fue ultimado Jhoan Zuleta Zapata, de 20 años, mientras que Julián Mateo Pérez Meza y un hermano de Jhoan, fueron traslados al hospital del municipio con serias heridas de bala. Julián Mateo falleció luego de recibir atención médica, mientras que el otro joven fue remitido con diagnóstico reservado a la ciudad de Medellín.

El martes 9 de enero fue asesinado en el barrio Villa Fátima Jesús Arquímedes Gutiérrez Mazo, de 36 años, quien luego de haber estado durante varios meses en un centro de rehabilitación. Las primeras hipótesis apuntarían a un plan de limpieza social organizado por las bandas que se disputan el control del microtráfico en Yarumal, entre quienes está Pachelly, de Bello, banda a la cual pertenecían las personas capturada a finales del mes de noviembre de 2017.

En una publicación anterior hicimos énfasis en qué bandas que tendrían el control del narcotráfico y el expendio de alucinógenos en Yarumal: Pachelly y Chatas, de Bello, con la marihuana y el perico; las AGC con servicios de protección, compra de base de coca y cocaína procedente de los corregimiento de El Cedro y El Pueblito, así como los municipios de Briceño y Campamento; y Los Triana con las plazas de vicio y servicios de sicariato, tarea que estaría desempeñando alias Cheo.

Asimismo, los barrios en donde se han detectado sitios de expendio y control de plazas de estas bandas son: sector del Puente y Cuatro Esquinas, La Cabaña, Buenos Aires, San Judas, Rancho de Lata o Betania, sitio donde pernoctan los gatilleros y también es zona de prostíbulos, San José, Señor Caído, La Cuelga, El Acueducto, Santa Matilde, Mediaguas, Fátima, El Chispero, Epifanio Mejía y en el propio parque principal –según fuentes-, en donde en horas nocturnas se distribuiría perico y marihuana. Incluso se ha implementado el servicio de domicilio. [Leer también: Bandas de Medellín y Bello controlan narcotráfico en Yarumal]

 ¿Y la institucionalidad? Las acciones de la autoridad civil son tibias y poco alentadoras. La prohibición del tránsito de motocicletas sin parrillero en poco ayuda a la seguridad de un municipio que ha mostrado un grave deterioro de su seguridad. El Gobernador y las autoridades deben actuar con mayor fuerza para devolverles a los pobladores de este municipio norteño la tranquilidad. Así las cosas, ¿para cuándo el nuevo operativo contra el crimen que quedó a medias finalizando noviembre?

Temas relacionados

El Clan del Golfo se esta devorando a Yarumal, Antioquia 

Bandas de Medellín y Bello controlan narcotráfico en Yarumal 

Informe del paramilitarismo en Antioquia: expansión real

 

 

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here