Trinidad y Tobago reconoce formalmente el Estado de Palestina para ayudar a la paz

278
Foto de archivo de una bandera palestina. EFE/Clemens Bilan

San Juan, 3 de mayo de 2024.- El Gobierno de Trinidad y Tobago decidió reconocer formalmente el Estado de Palestina para ayudar a lograr «una paz duradera» en la región, donde la ofensiva israelí contra la Franja de Gaza ha causado hasta ahora la muerte de 34.622 personas.

«La posición del Gobierno es que una solución de dos Estados es la única salida del actual ciclo de violencia. Esta es nuestra posición coherente en política exterior», afirmó el comunicado del Ministerio de Exteriores difundido este viernes.

Según la nota oficial, «el reconocimiento de Palestina es moral y justo y demuestra el compromiso de Trinidad y Tobago con las aspiraciones legítimas del pueblo palestino».

El Ministerio de Exteriores indicó que este compromiso ha quedado demostrado a través del apoyo de Trinidad y Tobago a resoluciones clave sobre Palestina en la Asamblea General de las Naciones Unidas, como la que le otorgó el estatus de Estado observador.

Desde el estallido de la guerra en Gaza en octubre de 2023, Trinidad y Tobago también respaldó las resoluciones adoptadas en las sesiones especiales de emergencia de la Asamblea sobre la protección de los civiles y la defensa de las obligaciones humanitarias.

El pasado octubre, el primer ministro trinitense, Keith Rowley, expresó su apoyo a «la política de dos Estados, donde la paz y el desarrollo sostenible pueda llegar a los pueblos de Oriente Medio, a Israel y a sus vecinos, reconociendo el derecho de Israel a existir y también el derecho de los palestinos a tener un Estado propio».

«Creemos que es la única opción, de todas las opciones disponibles, que ofrece alguna posibilidad para que la hostilidad y el odio sean reemplazados por una coexistencia pacífica», agregó.

Trinidad y Tobago se une así a otros dos países de la Comunidad del Caribe (Caricom), Jamaica y Barbados, los cuales reconocieron el Estado de Palestina en abril pasado.

EFE