Una guerra de proporciones insospechadas entre el combo Pachelly, de Bello, y el combo la Terraza, de Manrique, se avizora en el Valle de Aburrá, por cuenta de una venganza pasional. No lo queremos, ni lo vaticinamos, pero es lo que aseguran investigadores judiciales, luego de la masacre perpetrada este sábado 9 de febrero a eso de las 11:50 p.m. en el barrio Niquía Camacol, del municipio de Bello, norte del Valle de Aburrá.

En el acto criminal, una masacre que se ejecutó con total desprecio de la vida humana, fallecieron Mauricio Arias Guerrero, de 44 años, alias Guerrero, oriundo de Bello, Antioquia quien recibió 15 disparos en todo el cuerpo; Eduard Hildebrando Sierra Clavijo, de 38 años, oriundo de Bello, Antioquia, impactado en el cráneo en una oportunidad; y Mauricio Vinicio Hernández Guerra, de 38 años, quien presenta cinco heridas en cráneo, brazo derecho, mentón, tibia y peroné.

Según las autoridades, estas tres personas presentaban anotaciones así: Arias Guerrero, no registra antecedentes, pero se le adelantaba investigación por concierto para delinquir agravado con grupos al margen de la ley; Sierra Clavijo, no registra antecedentes, pero tiene tres anotaciones por inasistencia alimentaria, violencia Intrafamiliar y lesiones personales; y Hernández Guerra, no registra antecedentes, sin embargo estaba indiciado por hurto y hurto agravado.

Tres personas heridas
Aunque cuatro personas resultaron lesionadas por golpes y contusiones producto del afán por huir del peligro, fueron tres más las que recibieron impactos de bala y que son atendidas en centros médicos. Una de ellas, un hombre de 27 años, de nombre W. J A. O., es la que reviste más gravedad, pues fue alcanzada por los proyectiles en el tórax, cuello, hombro izquierdo, región abdominal y pelvis. La segunda, J. S. E. S., un hombre de 31 años de edad, recibió un disparo en el muslo izquierdo. La tercera, una mujer de 58 años, ama de casa, de nombre G. E. B. C., quien presenta herida en hombro derecho.

Los hechos
Siete hombres que se movilizaban en un carro y dos motocicletas dispararon contra las personas que se encontraban departiendo en una fiesta de cumpleaños, en un inmueble de la avenida 44 con diagonal 59, barrio Niquía Camacol.

Según datos preliminares, los asesinos fueron en busca de Arias Guerrero, conocido con el alias de Guerrero. En su arremetida criminal, los sicarios mataron a tres personas y dejaron lesionadas a tres.

En el lugar fueron halladas 25 vainillas de pistola 9 milímetros y 1 proyectil. Además, un vehículo Mazda 3 blanco que se encontraba parqueado en las afueras, fue impactado por los proyectiles.

Según información extraoficial, alias Guerrero era presuntamente miembro del combo Pachelly, de Bello. Hace algunos años estuvo conviviendo con una mujer, de la que se separó por conflictos insuperables de pareja. Ella se fue e inició una relación con un hombre que al parecer hace parte del combo la Terraza, de Manrique, y a quien conocen con el alias de Paletas. La semana anterior, Guerrero se encontró con su expareja y la habría golpeado en el rostro y en otras partes del cuerpo.
Esta, que no es una historia de desamor, sino de horror, de intolerancia, y por eso la narramos, para que no se repitan, terminó en tragedia. La mujer habría contado lo sucedido a su actual pareja, quien se habría molestado de tal manera que prometió vengarse. Al parecer, lo ocurrido en la noche del sábado 9 de febrero en Bello fue la concreción de esa venganza.

Jaime Andrés Correa, subsecretario de Gobierno de Bello, indicó que en la localidad se está trabajando, se están tomando medidas, para que disminuyan los homicidios. Con este triple homicidio, el número de asesinatos en ese municipio en 2019 ascendió a once, un aumento frente a lo ocurrido en igual periodo de 2018, cuando se registraron siete casos. Agregó el funcionario que cuatro de esos hechos estarían relacionados con retaliaciones y problemas en Medellín.

Por su parte, el general Jorge Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana de Medellín, señaló que el triple homicidio al parecer se trató de una acción del grupo criminal Camacol Niquía en contra del combo los Pachelly. El general hizo referencia a la reciente captura de alias Yogui, presunto coordinador de extorsiones en el barrio Niquía e integrante de la banda Niquía Camacol.