Un herido grave en el norte de Israel por un ataque con drones desde Líbano

190
El humo se eleva tras un ataque aéreo israelí cerca de la aldea de Odaisseh, en el sur del Líbano, visto desde el norte de Israel, el 10 de julio de 2024. EFE/EPA/ATEF SAFADI

Jerusalén, 11 de julio de 2024.- Las sirenas antiaéreas se activaron este jueves en el norte de Israel y el Ejército identificó varios drones enviados desde Líbano que cayeron en territorio israelí, causando un herido grave, en un creciente intercambio de fuego con la milicia chií libanesa Hizbulá que no cesa desde hace nueve meses.

«Varios vehículos aéreos no tripulados que cruzaban desde Líbano hacia territorio israelí cayeron en la zona de Galilea Occidental», mientras otro grupo de drones «fue interceptado con éxito por el Conjunto de Defensa Aérea», indicó un comunicado castrense.

Según los servicios de emergencia, citados por medios locales, una persona está gravemente herida como resultado del impacto de un dron cargado de explosivos cerca del kibutz Kabri, en el norte de Israel.

En la última semana, varios de los proyectiles lanzados desde el Líbano han caído directamente en Israel causando víctimas mortales, y según el recuento oficial israelí, desde el inicio de las hostilidades Hizbulá ha lanzado más de 6.700 cohetes hacia Israel.

El jueves pasado, cuando Hizbulá lanzó el mayor ataque contra Israel desde octubre con más de 200 cohetes y 20 drones explosivos, un proyectil impactó en un vehículo en una base militar y mató a un soldado; y este martes, en una andanada de 40 cohetes, un matrimonio falleció en los Altos del Golán por el impacto de uno de los proyectiles en su automóvil.

Ante estas muertes, el Ejército abrió una investigación sobre el funcionamiento del sistema de defensa aéreo -que se encarga de interceptar misiles y cohetes- y el jefe del Estado Mayor, Herzi Halevi, visitó ayer la frontera con Líbano para reunirse con algunos comandantes y autoridades civiles de poblados como Metula.

Durante la noche, la Fuerza Aérea de Israel atacó un camión en la zona de Ayta ash Shab, en el sur de Líbano, que transportaba el lanzador con el que fue disparado ayer un proyectil hacia la zona de Shtula, en el norte israelí.

Además, Israel realizó ataques por aire y de artillería en otras zonas del sur libanés, como Rab el Thalathine y Odaiseh, Ramyeh, Khiam, entre otras.

Ayer, Hizbulá reivindicó cuatro ataques contra Israel, ninguno hoy por el momento.

La frontera entre Israel y Líbano vive su mayor pico de tensión desde 2006 con un intenso intercambio de fuego desde octubre, que se ha cobrado la vida de más de 520 personas, la mayoría en el lado libanés y en las filas de Hizbulá, que ha confirmado unas 330 bajas de milicianos y comandantes, algunas en Siria; además de unos 95 civiles.

En Israel han muerto 28 personas, 16 militares y 12 civiles.

Las hostilidades en la divisoria comenzaron el 8 de octubre, al día siguiente de que estallara la guerra en la Franja de Gaza, en solidaridad de Hizbulá con las milicias islamistas palestinas del enclave; aunque el cruce del fuego se ha intensificado haciendo temer una guerra abierta.

EFE