Uruguay afronta con normalidad, a excepción de incidentes aislados, la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se celebra este domingo, en el que, a las 12.00 horas (15.00 GMT), ya había votado el 42 % del censo.

Unos 2,7 millones de ciudadanos están llamados este domingo a las urnas en Uruguay para elegir al mandatario que relevará, en el período 2020-2025, al actual presidente, Tabaré Vázquez.

Precisamente el mandatario madrugó, como en él es costumbre, para acudir a primera hora de la mañana al centro de votación situado en el popular barrio de La Teja.

Cuando abandonaba su residencia, el presidente reconoció que su Gobierno está preparado para la transición con vistas al cambio en la jefatura del Estado el 1 de marzo de 2020 y que él mismo está «disponible para el que gane» desde este lunes.

Vázquez, que fue el primer presidente de izquierda de Uruguay (2005-2010) y afronta su segundo mandato (2015-2020), confirmó que el proceso de transición «ya está definido» por parte del Ejecutivo y que «quien gane define cuándo empieza».

El mandatario destacó la llamada telefónica que recibió este sábado del expresidente Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) para ponderar el momento que vive el país suramericano «mirando la región».

«Me estableció que era un orgullo para el país en una región convulsionada que estuviéramos transitando esta campaña electoral y, eventualmente un cambio de Gobierno, con la paz, la tranquilidad, el respeto, la tolerancia con que lo estamos haciendo y que eso hablaba muy bien de todo el Uruguay y se lo reconocía al Gobierno», explicó.

LOS DOS CANDIDATOS, A LA EXPECTATIVA

La misma afirmación sobre el nivel de tolerancia y convivencia la hizo el candidato del Partido Nacional (PN, centroderecha) y máximo favorito en las encuestas para suceder a Vázquez, Luis Lacalle Pou, quien reivindicó este domingo el éxito que ha supuesto una alianza multipartidista con vistas a un futuro Gobierno de coalición.

«Hemos logrado en poco tiempo algo que no esperaban los escépticos: cinco partidos reunidos en un amplio espectro, con tolerancia, diversidad y muchas verdades, comprometiendo a los uruguayos una hoja de ruta», explicó el aspirante nacionalista.

Lacalle Pou, que votó en la ciudad de Canelones (sur del país), donde, a la entrada del centro correspondiente, fue recibido entre aplausos y gritos de «presidente, presidente», se refirió así al acuerdo con casi toda la oposición con representación parlamentaria, a excepción del Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI).

La alianza «multicolor», como la denomina Lacalle, incluye al Partido Colorado (PC, centroderecha) -la otra fuerza tradicional de Uruguay, con 183 años de historia, igual que el PN-, Cabildo Abierto (CA, derecha), fundado en 2019 y liderado por el excomandante en jefe Guido Manini Ríos, y los minoritarios Partido Independiente (PI, centroizquierda) y Partido de la Gente (PG, derecha).

Su oponente en la contienda electoral, el candidato del Frente Amplio (FA), Daniel Martínez, se mostró «tranquilo» al acudir a votar con la intención de sumar el cuarto mandato consecutivo para la coalición de izquierdas que gobierna Uruguay desde 2005.

«Estoy totalmente tranquilo, ya está todo jugado. Hay que esperar con respeto, democracia y buena onda», declaró el exintendente de Montevideo, que indicó que, ocurra lo que ocurra en la noche electoral, «en la vida hay que ser feliz; si uno está convencido de lo que hace tiene que seguir para adelante en lo que hace y disfrutar de las cosas buenas que tiene la vida».

ALTA PARTICIPACIÓN E INCIDENTES AISLADOS

Un 42 % de los electores registrados emitió su voto hasta las 12.00 horas (15.00 GMT), según la información ofrecida por la Corte Electoral.

Apenas dos incidentes relevantes han alterado la normalidad con la que transcurre la jornada electoral en el país.

Uno de ellos, un ataque durante la pasada madrugada a un grupo de integrantes de la Armada de Uruguay mientras trasladaban material electoral a los centros de votación en Montevideo. Según medios locales, cinco militares fueron heridos levemente, y cinco patrulleros y varios vehículos particulares resultaron afectados.

El otro ocurrió en un centro electoral de la capital uruguaya, en el que falleció una mujer, por lo que la actividad tuvo que ser suspendida y luego retomada, cuando el cuerpo fue levantado por las autoridades.

Los centros de votación permanecerán abiertos hasta las 19.30 horas (22.30 GMT) y se espera, según la Corte Electoral, que en torno a las 22.00 horas (01.00 GMT del lunes) ya se conocerá un 90 % del escrutinio.

EFE.