Tras dos tiroteos en Texas y Ohio que dejaron más de treinta muertos, el presidente estadounidense Donald Trump señaló al internet y a los videojuegos como los posibles culpables de la glorificación de la violencia.

Según Trump, la forma en la que se muestra la violencia en la red es la que ha radicalizado a las “mentes perturbadas” y no la disponibilidad de armas de fuego como el principal problema detrás de la violencia armada en EU.

“Debemos reconocer que internet ha proporcionado una vía peligrosa para radicalizar las mentes perturbadas y realizar actos dementes, además de los horripilantes y terribles videojuegos que ahora son comunes”, dijo el presidente, en su discurso desde la Casa Blanca.

¿Qué tan cierto es lo que dice el presidente de EE. UU.?
Un reciente estudio de la Universidad de Oxford reveló que no hay relación alguna entre el comportamiento agresivo de los jóvenes y el tiempo que pasan jugando videojuegos violentos.

«La idea de que los videojuegos violentos provocan la agresión en el mundo real es popular, pero no ha tenido muy buenos resultados en el tiempo», indica en el documento el investigador Andrew Przybylski, director de investigación del Oxford Internet Institute. «A pesar del interés en el tema por parte de los padres y los responsables políticos, la investigación no ha demostrado que haya motivo de preocupación».

Este estudio utilizó la evaluación de los padres y responsables de los jóvenes para juzgar el nivel de comportamiento agresivo de sus hijos.

Pese a ello, un estudio de la Liga Antidifamación (ADL, por sus siglas en inglés) dio a conocer que el 65% de los jugadores de videojuegos en línea, en EU, han sido víctimas de acoso como amenazas físicas y acecho. Los jugadores de Dota 2 reportaron las tasas más altas de acoso con un 79%, mientras que los jugadores de Minecraft experimentaron la tasa más baja, pero significativa, del 52%.

La industria le contesta
Los comentarios de Trump desataron memes, polémica y pusieron de nuevo el tema de los videojuegos bajo la lupa. Cory Barlog , director y escritor de videojuegos como God of War, posteó un mensaje en su cuenta de Twitter criticando la postura del presidente estadounidense.

“Espera… ¿eso es todo? ¿Videojuegos violentos y salud mental? ¿No son las armas de guerra de alta potencia vendidas a los civiles por millones, las que en realidad están siendo usadas para llevar a cabo actos de terrorismo doméstico”, escribió Barlog.

Por su parte la International Game Developers Association (IGDA) emitió un comunicado en el que envió sus condolencias a las familias de las víctimas de los ataques. “Culpar a los videojuegos distrae de los problemas que realmente tenemos. Hay muchas investigaciones que muestran que no hay evidencia que vincule a los videojuegos con violencia y apoyamos los esfuerzos por combatir esa información equivocada”.

Finalmente, Entertainment Software Association (ESA) se sumó a las críticas hacia el presidente Trump.

“Más de 165 millones de estadounidenses disfrutan de los videojuegos (…) Sin embargo, otras sociedades, donde los videojuegos se consumen con avidez, no lidian con los trágicos niveles de violencia de los Estados Unidos”.

El fin de semana se realizaron dos tiroteos, uno en El Paso, Texas, y en Dayton, Ohio, que dejaron 31 muertos y alrededor de 50 heridos, de acuerdo con los datos oficiales más recientes.

Según datos publicados en Statista, el 53% de los adultos en EE. UU. juegan videojuegos y la industria ahora tiene un valor de 152.000 millones de dólares a nivel mundial.

Tomado de Expansión, México