“Yo como artista, como músico, invito siempre al diálogo”, Esteban Mosquera

Esteban Mosquera, líder social, músico y periodista asesinado por la Alianza Paraestatal que deambula por Colombia. Foto cortesía.
Compartir:

Por: Yurany Alzate (@yuranyAlzate1)

Colombia, 25 agosto de 2021.- Asesinaron a Esteban Mosquera, líder estudiantil, músico, periodista y defensor de la causa de la matrícula cero en el país. Apagaron la vida de un joven de 26 años que luchaba por una mejor sociedad, un joven que nunca tuvo miedo a expresar su inconformismo con las políticas de un Gobierno que no escucha las peticiones de la comunidad, ni mucho menos reconoce las necesidades del pueblo. Hoy Esteban ya no está, pero muchas personas continuarán alzando la voz por él, porque sus ideales no mueran.

Esteban, fue asesinado el pasado 23 de agosto, en el barrio la Pamba, en el centro de Popayán. Según la información que se conoce unos hombres que se movilizaban en una motocicleta, lo abordaron, le dispararon y huyeron: ahí quedó su vida, su trabajo social, su liderazgo, en unas balas que no respetaron el pensamiento diferente.

Imagen de cortesía

Este joven era un símbolo de lucha pero, también, de resistencia frente al uso de armas y violencia ejercidas por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) pues mediante manifestaciones del 2018 perdió su ojo izquierdo por el impacto de un proyectil lacrimógeno que le disparó este grupo policial.

En contexto Defensoría registra 78 asesinatos de líderes sociales en Colombia en 6 meses

Sobre ese hecho, Esteban solo le habló a un periodista, José Marulanda, quien lo buscó hasta lograr entablar un diálogo, lo que no hicieron los demás, porque se les olvida que las historias se buscan en la calle, “esa entrevista fue muy corta, dura como 5 minutos si mucho, pero digamos que la esencia era preguntar sobre su estado de salud y sobre la denuncia de que lo había atacado el Esmad, él se reafirmó y dijo que esperaba que se hiciera justicia”, indicó Marulanda.

“Yo veo a un hombre firme en su denuncia, él nunca me dice que no saque esto, o que en privado le digo que es la policía, pero que no diga nada. Fue una entrevista claramente pactada donde yo le dije esto se va a publicar, y él me dice que sí. Yo lo noté muy adolorido, digamos, le salía todavía sangre del ojo, pero no lo noté con el temor de lo que le pudiera pasar”, comentó el periodista.

Cuando Marulanda habló con el joven, no lo habían operado, le estaban dando calmantes para el dolor. Eso fue en el Hospital San José de Popayán, donde le tocó esperar el espacio para ser intervenido quirúrgicamente, aunque haya sido el Esmad quien ocasionó esa lesión.

Según José Maruranda, quien hoy es periodista y coordinador de Cuestión Poder, “Esteban fue un hombre de mucho movimiento, pero él nunca defendió los enfrentamientos violentos, o al menos no públicamente. Me pareció un hombre con visión, muy fuerte y toda la gente que hay alrededor de él, menciona eso, lo ven como un tipo muy activista y en esa entrevista lo noté así, como muy comprometido con lo que hacía.”

Mosquera, no era su apellido de sangre, él fue adoptado por una prestigiosa familia: Mosquera Chaux, encabezada por la religiosa Lina, a quien el joven activista reconocía como su abuela, o mejor dicho su madre.

Esteban Mosquera, líder social, músico y periodista asesinado por la Alianza Paraestatal que deambula por Colombia. Foto cortesía.

“Como la Familia de Esteban Mosquera, era una familia con poder, lo que supimos fue que ellos conciliaron con la Policía. Entraron a cuadrar eso en privado y eso lo enterraron así, o sea, Esteban no pudo hacer mucho”, indica Marulanda.

Y así quedó lo de su ojo, según nos cuenta el periodista, porque Esteban no quiso volver hablar del tema. Por unos meses usó gafas oscuras, para que no se le viera el ojo dañado y luego tomó la decisión de no esconderse más y dejó de utilizar gafas, mostrando su rostro, tal y como se lo dejó el Esmad.

“No les bastó con quitarle un ojo, sino que le tenían que quitar la vida”, dice Marulanda, quien con su voz llena de tristeza refleja la desolación por lo que sucedió con el joven activista.

Por otra parte, es necesario establecer que en redes también circuló un video que mostraba una motocicleta en la que se movilizaban dos agentes de la Sijín quienes ingresaron a la casa donde vivía Esteban, dos horas después de ser cometido el crimen. ¿Qué hacían en ese momento por allá?

La Universidad del Cauca no solo rechazó de manera rotunda estos hechos violentos que acabaron con la vida de uno de sus estudiantes, sino que también estableció que “preocupan las constantes amenazas a los y las líderes sociales en el actual contexto.”

Es necesario también resaltar que, en noviembre de 2020, Esteban hizo una denuncia pública en el medio alternativo de Popayán, Red Alterna, donde aseguró ser víctima de varios delitos como presunta violencia intrafamiliar y abuso de confianza. Ahí, relata hostigamientos por parte de dos tías, las cuales no le permitían usar el baño, la cocina, la lavadora, entre otros hechos que, según él le tocaba vivir en la casa de su abuela.

Reacciones en el movimiento social

Indignación y conmoción, porque ser joven, líder y activista en un país como Colombia es un peligro latente. Acá no se puede pensar diferente, no se puede luchar por una mejor sociedad, no se pueden exigir derechos porque de un balazo te callan, dice Daniela Gaviria, quien estuvo en el plantón el día de ayer en Medellín rechazando este asesinato.

Para Yerar, ciudadano y activista “deberíamos hacer un frente común y  proteger la vida de las y los jóvenes que se están movilizando en todo el país, en la lucha por la construcción de un mejor país, de un país más democratico, más justo, en paz, con igualdad de oportunidades, pero los sectores más retardatarios de la sociedad los enfrentan como si fueran los grandes enemigos, les cierran las puertas y van asesinando líderes por todos los costados. Muchos de los jóvenes están cayendo asesinados por balas aparentemente desconocidas, pero que sabemos que son las balas del poder, de la ilegalidad y de todos los sectores que no quieren que este país pueda transformarse. Estamos en el mejor momento para hacer una gran cruzada nacional, por los jóvenes, por la vida, por las oportunidades, por la lucha, por la democracia en esta sociedad.”

Asimismo, el joven Santiago Sánchez, activista e integrante del movimiento social, indica “que es bastante lamentable que después de meses en que la lucha social había salido de las calles y se había convertido en otro tipo de acciones que estaban adelantando los diferentes movimientos, sindicatos y sectores populares, tengan que enfrentarse con una realidad colombiana en la que pensar diferente sigue siendo motivo no solo de estigmatización, sino también  un desencadenante para la violencia homicida. No estamos seguros como jóvenes, como estudiantes, como activistas, como personas que se movilizan y que protestan en un país que sigue negándose a escuchar las voces de su juventud, de su esperanza. Ahí es donde radica la importancia de mantener vivas las llamas de lucha, de empezar a combatir directamente la violencia que ha quejado nuestro país históricamente, la violencia que es la misma que nos mantiene divididos y en conflicto, esa violencia que parece insuperable, que siempre los señores de la guerra están vendiendo como en pan de cada día y que la verdadera población colombiana indignada, que está buscando la justicia, ya pretende dejar de lado.”

Evidentemente, los asesinatos a líderes estudiantiles afecta la movilización, afirma Isaac Buitrago, abogado de la universidad pública y defensor de los derechos humanos, “esa práctica sistemática, una práctica genocida del Estado, de la oligarquía, retrasa mucho al movimiento estudiantil, porque como el paso por la universidad, digamos,  es muy corto, entonces cuando se silencia un líder de una generación afectas bastante  esa transmisión del conocimiento histórico de lo que es un líder o lideresa, y más cuando son personas como Esteban.  Entonces eso es lo delicado, pero no podemos decaer.”

Por último, el coronel Boris Abor, comandante de la Policía Metropolitana de Popayán, ofreció 50 millones de pesos a quien ayude a capturar los responsables del asesinato de Esteban.

Adiós Esteban, gracias por tu lucha, tus ideales quedan en cada compañero, compañera. Por nuestros muertos ni un minuto de silencio, TODA UNA VIDA DE COMBATE.

En memoria de Esteban Mosquera.

Compartir:
Total
18
Shares
Previous Post

Las clases de la universidad en Francia empezarán con todos los estudiantes

Next Post

La Fiscalía busca imputar a exjefe de Ejército colombiano por “falsos positivos”

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: