Jorge Andrés Agudelo fue asesinado por error en el barrio Cristóbal, comuna 12 de Medellín

Compartir:
“Aparentemente este sicario se equivocó, iba por otra persona y termina acabando con la vida de un joven que tenía mucho futuro y unos sueños en el marco de la legalidad”, dijo Andrés Tobón.
Compartir:
Compartir:

Al joven Jorge Andrés Agudelo Duque, de 16 años, lo habrían asesinado por error. Fue lo que dijo este miércoles 8 de mayo el secretario de Seguridad de Medellín, Andrés Tobón Villada.

El adolescente, hermano del futbolista Jhonathan Agudelo, delantero del Cúcuta, fue baleado en la noche del lunes 6 de mayo en una cancha del barrio Cristóbal, ubicada en la carrera 86A con calle 42, de la comuna 12, La América. El joven se encontraba haciendo deporte cuando fue abordado por un sicario que lo atacó sin mediar palabra.

Le dispararon en cuatro oportunidades. Mal herido fue trasladado a un centro médico, en el que falleció en la madrugada del martes 7 de mayo. El menor fue sepultado este miércoles 8 de mayo en el cementerio Campos de Paz.

También puede leer: Hermano de un jugador del Cúcuta es asesinado en placa del Inder de Barrio Cristóbal

“Aparentemente este sicario se equivocó, iba por otra persona y termina acabando con la vida de un joven que tenía mucho futuro y unos sueños en el marco de la legalidad”, dijo Andrés Tobón.

Las autoridades ofrecen una recompensa de 20 millones de pesos por información que permita la captura de los responsables del asesinato.

Jorge Andrés participaba en los torneos de la liga antioqueña de fútbol, del club Atlético Nacional y del Independiente Medellín y quería ser jugador profesional. Paz en su tumba.

Compartir:
Total
1
Shares
Previous Post

Expolicía alias Barbosa, capo de la Oficina y uno de los más buscados, fue capturado en Sabaneta

Next Post

Alcaldía de Bello implementa nueva medida de parrillero y toque de queda para menores de edad

Related Posts

Dos policías investigados, al parecer, por exigir $400 mil a un comerciante por un bulto de bluyines

De acuerdo con la denuncia formulada por un comerciante, la tarde del pasado 7 de febrero, en el occidente de la capital antioqueña, dos policías lo retuvieron cuando se movilizaba en un taxi con un compañero de trabajo y transportaban un bulto de bluyines. Según los uniformados, las prendas ingresaron al país sin autorización por lo que debían pagar la suma de 400 mil pesos para evitar su incautación.
Leer Más
A %d blogueros les gusta esto: