Campesino de Remedios teme por su vida; bandidos fueron por él, no lo encontraron y lo andan buscando

286

Hombres fuertemente armados que se identificaron como miembros de la Policía Nacional irrumpieron en una finca del municipio de Remedios, Antioquia, Nordeste de Antioquia, y preguntaron por el campesino Elmer Lenin Guerra.

El hecho ocurrió el pasado jueves 25 de octubre a eso de las 4 de la mañana en la vereda El Carmen, caserío más conocido como Rancho Quemado. Allí, ocho personas vestidas con ropa civil, quienes portaban armas cortas y largas y que se identificaron como policías, llegaron en una camioneta blanca y rodearon la casa del labriego Lenin Guerra.

Los hombres, que en ningún momento se identificaron, procedieron a patear la puerta de la casa y tratar de ingresar a la fuerza, generando con estos hechos miedo y zozobra entre los habitantes de la casa y la comunidad en general.

Los habitantes de viviendas cercanas al escuchar los ruidos generados con la incursión y al percatarse de lo que estaba sucediendo, salieron de sus hogares y se dirigieron a ese lugar. Frente a esta reacción colectiva, los hombres armados procedieron a apuntarles y gritarles “Entren a sus casas, sapos de la guerrilla”.

Posteriormente, y a la fuerza, accedieron a la vivienda del campesino Lenin Guerra, donde revolcaron y esculcaron toda la casa. Momento en el cual, al verse rodeados de la comunidad, se identifican como miembros de la Policía Nacional, argumentando que estaban haciendo un procedimiento legal. Luego se marcharon. Lenin Guerra no se encontraba en ese instante en la casa.

La comunidad de la vereda El Carmen se encuentra con temor por este hecho y en alerta por las posibles represalias por el accionar a favor de la familia campesina.

La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño, Cahucopana, denunció este hecho ante la comunidad nacional e internacional.

Cahucopana insiste en la necesidad de que las autoridades locales hagan las investigaciones por los constantes hechos irregulares e ilegales que dejan en medio a las comunidades minero-campesinas. Si se confirma que las acciones como la ocurrida en la vereda El Carmen fueron adelantadas por parte de actores armados legales, como la Policía Nacional, lo único que generan es desconfianza en la institucionalidad y generan posibles desplazamientos de familias campesinas.

En este mismo municipio, el 4 de octubre de este año, fue asesinada una joven y otra quedó herida cuando el carro en el que se movilizaban fue objeto de disparos desde la montaña.

Es de resaltar que Cahucopana ha venido denunciando el aumento de inseguridad en las veredas de Remedios y Segovia, que va ligado a la constante presencia de hombres armados y grupos al margen de la ley que quieren el controlar el territorio.