Luis Fernando Betancur Otálvaro, de 39 años de edad, conocido con el alias de Piolo, señalado segundo cabecilla de la estructura delincuencial el Mesa, que delinque en el municipio de Bello, y contra quien pesa una orden de captura vigente por el delito de concierto para delinquir agravado, fue capturado en las últimas horas en el municipio de Copacabana, norte del Valle de Aburrá.

Alias Piolo es, según la Policía, “uno de los principales dinamizadores de la criminalidad en el municipio de Bello” y uno de los hombres más buscados por las autoridades. Fue capturado por agentes de la Policía Nacional en una finca de la vereda Ancón del municipio de Copacabana, Antioquia.

Con más de 20 años de trayectoria criminal, alias Piolo, luego de desmovilizarse del Bloque Mineros de las extintas AUC, pasó a integrar el grupo delincuencial común organizado el Mesa, en el cual tras el paso de los años llegó a ser uno de los hombres de confianza del principal cabecilla de esa estructura criminal conocido como alias el Montañero.

Como cabecilla de segundo nivel del grupo delincuencial el Mesa, alias Piolo sería el responsable de homicidios selectivos en Medellín y Bello, como consecuencia de las confrontaciones con el grupo delincuencial organizado Pachelly, por el control de rentas criminales, principalmente de la extorsión y el tráfico de sustancias estupefacientes.

Actualmente el combo el Mesa hace presencia criminal en los barrios El Mesa, Buenos Aires, Prado, Panamericano, Paraíso, Briceño, El Cairo, Andalucía y Las Granja del municipio de Bello.

Según las investigaciones, el hoy capturado consolidó empresas fachada, las cuales se ubican en el municipio de Bello, sector El Tapón y en el barrio Aranjuez de Medellín, para el manejo de finanzas ligadas a rentas criminales obtenidas por la banda el Mesa.

Además estaría legalizando el dinero producto de actividades ilícitas mediante la adquisición de propiedades como apartamentos y fincas lujosas en condominios del área metropolitana, las cuales son utilizadas por los cabecillas para coordinar reuniones con fines criminales.

Dentro de los alcances de alias Piolo estaba el reclutamiento de integrantes para la organización delincuencial, quienes son enviados a la ciudad de Bogotá para el control de expendios de estupefacientes, la comisión de otros delitos contra otras estructuras criminales y la expansión de la economía criminal.

En la actualidad, alias Piolo controlaba en la zona norte de Antioquia laboratorios para la producción de estupefacientes, para lo cual mantenía alianzas criminales con alias Cabuyo, líder del frente 36 de las Farc, con injerencia en los municipios del Norte de Antioquia. Además tendría intenciones de afianzar la producción y el tráfico internacional de cocaína con otras estructuras residuales.