La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional, con el apoyo de la Agencia para el Control de Drogas (DEA), descifraron una especie de ‘consorcio’ criminal conformado por diferentes integrantes de organizaciones narcotraficantes del país, que servía de puente con la mafia italiana, los carteles mexicanos y otras estructuras, y garantizaba la salida de cargamentos de cocaína hacia diferentes destinos internacionales.

Las labores de investigación criminal coordinadas por la Dirección contra el Crimen Organizado de la Fiscalía y la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural de la Policía Nacional permitieron establecer que el denominado ‘consorcio’ estaba conformado por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC o Clan del Golfo, La Oficina, los Pachenca y el Clan del Oriente.

Al parecer, a través de esa acción narcotraficante coordinada concretaron el envío de cargamentos de droga hacia Costa Rica, Panamá, Bahamas, Jamaica y México, países en los que inicialmente era acopiado el estupefaciente y, posteriormente, después de algunas negociaciones salía con destino a Estados Unidos, Canadá, España, Italia, Alemania, Bélgica, Holanda, Australia y varios países de Asia.

La totalidad de la red trasnacional fue desarticulada y sus 14 presuntos integrantes capturados en una megaoperación que se cumplió en cinco ciudades capitales (Bogotá, Medellín, Manizales, Valledupar y Santa Marta), y en algunos municipios de los departamentos de Antioquia, La Guajira, Bolívar y Boyacá.

Los capturados
Entre los detenidos con fines de extradición está Roberto Hernández Ossa, conocido como Cambo, quien sería uno de los máximos cabecillas a la sombra de la Oficina. De acuerdo con los indicios recopilados, habría heredado el control de la mencionada organización luego de la captura de su hermano, Carlos Arturo Hernández o alias Duncan, detenido en Perú en 2016, extraditado a Colombia y señalado de tener nexos con las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Alias Cambo, capturado en Manizales, habría tenido injerencia criminal en Medellín, Barranquilla, Valledupar, Santa Marta, Cartagena, sur de Bolívar y sur del Cesar y, según la información obtenida, coordinaba actividades ilícitas relacionadas con movimientos financieros, recibía vehículos y propiedades como parte de pago de sus negocios narcotraficantes, y dirigía las diversas rentas criminales.

Otro de los capturados en esta megaoperación es Ovidio Isaza Gómez, conocido como ‘Roque’ o ‘Justiciero’, hijo del exjefe de las extintas autodefensas Ramón Isaza. Esta persona fue notificada de la orden de extradición en la cárcel de máxima seguridad de Combita (Boyacá), donde permanece recluido por ser uno de los principales cabecillas del ‘Clan del Oriente’.

La información recaudada indica que Ovidio Isaza, quien en el pasado reconoció su responsabilidad en por lo menos 180 homicidios, habría coordinado desde prisión el envío de cargamentos de cocaína al exterior y para este propósito, al parecer, impartía órdenes a Karen Marledis Gallo Donado alias la Negra, quien también figura en la lista de detenidos en esta operación.

Esta mujer, capturada en Medellín y presunta integrante de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC o Clan del Golfo, es considerada como el supuesto enlace entre las cuatro organizaciones criminales y coordinadora de las actividades de narcotráfico y tráfico de armas. Otros detenidos son:
• Ferney Montes Restrepo o alias Cucaracho, cabecilla del componente armado de la estructura ‘Clan de Oriente’, hombre de confianza de alias Roque y enlace con las AGC o Clan del Golfo y la Oficina.
• Alba Nery Rodríguez o alias Gaviota, segunda en la estructura de la Oficina en la Costa Atlántica y compañera sentimental del cabecilla de los Pachenca, conocido como alias Chucho Mercancía.
• Dimas Francisco Hernández o alias Marcos, hombre de confianza de alias Chucho Mercancía y coordinador de narcotráfico, actualmente detenido en una estación policial de Riohacha (La Guajira).
• Pedro José Siossi o alias Hitler, señalado enlace internacional.
• María Georgina Arango Marín o alias Gina, esposa de alias Roque y presunta integrante del ‘Clan del Oriente’.
• Hernán Antonio Álvarez o alias Ferney, vinculado a actividades de narcotráfico y compañero sentimental de alias la Negra.
• Orley Jesús Gallo Donado, presunto integrante de las AGC o Clan del Golfo y hermano de alias la Negra.
• Homero Garzón Bustos o alias Maicol, presunto cabecilla de las AGC o Clan del Golfo en Chocó y Urabá, notificado de la orden de extradición en la cárcel La Picota, en Bogotá.

• José Aneyder Zappa Molina, señalado socio de alias la Negra.
• Félix Alberto Acuña y John Jairo Agudelo, supuestos transportadores del clorhidrato de cocaína hacia Centroamérica en lanchas Go-fast.

Evidencias
En poder de la justicia de Estados Unidos hay evidencias que dan cuenta del envío de más de tres toneladas de clorhidrato de cocaína, que salieron del Caribe y Pacifico colombiano hacia Centroamérica a través de lanchas rápidas y embarcaciones de tipo artesanal. Asimismo, está documentado el uso de rutas aéreas para el tráfico de estupefacientes hacia otros continentes, modalidad que habría representado ganancias ilícitas superiores a los 90 millones de dólares.

Si bien la anterior cantidad del alcaloide es la que soportó las solicitudes de extradición, las capacidades de envío de droga al exterior eran mucho mayores: solo alias Roque, según las investigaciones, podría coordinar la producción de cuatro toneladas de clorhidrato de cocaína al mes.

Por todo lo anterior, los 14 integrantes del mencionado ‘consorcio’ transnacional de crimen organizado fueron solicitados por una Corte de Dallas (Texas), Estados Unidos, por los cargos de concierto para importar cocaína a los Estados Unidos y fabricar y distribuir cocaína para envío al mismo país.