Condena firme para miembro de ‘Los Espartanos’ por atentado contra firmante de paz

269
Envían a la cárcel a presunto asesino de colombo-española Juana Perea
Fiscalía General de la Nación (FGN)

BUENAVENTURA, VALLE DEL CAUCA, COLOMBIA (14 MAY 2024) – En un caso que destaca la firmeza de la justicia colombiana en proteger los procesos de paz, Diren Alfonso Piedrahita Alegría, conocido como alias Cheo, ha sido condenado a 17 años y 8 meses de prisión. Este miembro de la organización criminal ‘Los Espartanos’ fue hallado culpable de intentar asesinar a un firmante de paz en Buenaventura, Valle del Cauca.

El intento de homicidio tuvo lugar el 9 de noviembre de 2018, cuando varios individuos vinculados a ‘Los Espartanos’ intentaron acabar con la vida de William Panameño Viveros mientras este se desplazaba en motocicleta. La víctima, al percatarse de la amenaza, intentó huir, pero fue alcanzado por disparos efectuados por dos personas, siendo uno de ellos alias Cheo.

Gracias a la contundencia de las pruebas recolectadas, incluyendo testimonios y evidencias balísticas, la Fiscalía General de la Nación logró demostrar la participación directa de Piedrahita Alegría en el crimen. Además de tentativa de homicidio, fue condenado por fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, accesorios, partes y municiones, todos agravados por las circunstancias del caso.

Alias Cheo cumplirá su condena en la cárcel distrital de Buenaventura, reafirmando el compromiso del sistema judicial con la seguridad de los firmantes de paz y el mantenimiento del orden público en regiones afectadas por la violencia.

A.U.


La información contenida en este boletín de prensa corresponde a la narración de los hechos noticiosos objetivos, suministrados por los funcionarios encargados de adelantar las investigaciones penales al interior de la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación. Para el momento de la divulgación de este comunicado, la situación jurídica de la(s) persona(s) relacionada(s) se encuentra pendiente de resolver por la autoridad judicial competente, siempre bajo los preceptos de la presunción de inocencia, consagrados en el artículo 29 de la Constitución Política y el artículo 7º de la Ley 906 de 2004.