Confesión de exgobernador Benito Osorio, ligado con paramafiosos, pone a temblar a poderosos en Colombia

José Félix Lafaurie, empresario y esposo de la senadora María Fernanda Cabal, uno de los mencionados por el Benito Osorio, en una fotografía de archivo. EFE/Ricardo Maldonado Rozo
Compartir:

Colombia, 20 enero de 2022.- El testimonio de Benito Osorio, un exgobernador colombiano y ganadero acusado de despojo de tierras y vínculos con paramilitares, ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), salpicó a exjuristas y élites económicas como el empresario José Félix Lafaurie, esposo de la senadora María Fernanda Cabal, del gobernante Centro Democrático.

El testimonio de Osorio, donde habla con detalles de reuniones entre Lafaurie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), y el líder paramilitar Salvatore Mancuso, ha sido corroborado este miércoles por el propio Mancuso, que cumple condena en una prisión estadounidense por narcotráfico.

“Quiero decirle a la opinión pública que todos los hechos relatados por el señor Benito Osorio son ciertos”, dice en una carta fechada hoy el último líder de las desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

PUEDE LEER

Paramilitarismo retorna al Casanare, AGC buscan tomar control territorial y social

En las 20 horas de declaración de Osorio, que tuvo lugar el 16 y 17 de diciembre de 2020 ante la JEP y que ha sido publicada por Noticias Caracol, el que fuera uno de los hombres más poderosos del departamento caribeño de Córdoba y presidente de su Fondo Ganadero narraba los vínculos de los grandes ganaderos con los paramilitares para despojar las tierras de los campesinos.

Por el despojo de tierras y los nexos paramilitares, Osorio había sido condenado a 19 años por la justicia ordinaria hasta que la JEP decidió ponerlo en libertad, después de su sometimiento ante esta justicia especial surgida del acuerdo de paz, y de que esta considerara que “el aporte a la verdad realizado por el compareciente es amplio y universal”.

LEER

El paramilitarismo amenaza de nuevo a los líderes del área rural de Cartagena

VÍNCULOS CON LAFAURIE

La JEP detallaba en el comunicado donde anunciaba su libertad que “el señor Osorio dio a conocer diversos nombres de personas, funcionarios y autoridades públicas que facilitaron, auspiciaron o participaron en los hechos de despojo en la zona de Tulapas” que dan cuenta del desplazamiento forzado al que se vio expuesta la población.

Sin embargo, Noticias Caracol reveló que además Osorio, a quien el entonces presidente Álvaro Uribe le puso de gobernador encargado de Córdoba durante 17 días en 2008 a pesar de que ya eran conocidos sus vínculos con el paramilitarismo, dio cuenta de reuniones de Mancuso con Lafaurie para procurar cargos públicos.

Esas reuniones ya eran conocidas por anteriores testimonios brindados tanto por Osorio como por Mancuso ante los procesos de justicia y paz, el sistema jurídico surgido tras la paz con los paramilitares, pero ahora el testaferro de Mancuso dio más detalles.

Concretamente, a Lafaurie le fue a recoger al aeropuerto a comienzos de 2005 para que le llevara a una reunión privada con Mancuso.

En dicha reunión, Lafaurie le dijo “en términos amigables” a Mancuso: “Mono, yo vengo de parte del Gobierno Nacional, de parte de Sabas Pretelt de la Vega (ministro de Interior de Uribe). Ellos consideran que el fiscal general de la Nación debiera ser Mario Iguarán y no Jorge Pretelt”.

LE PUEDE INTERESAR

El resurgimiento del paramilitarismo en la zona rural de Cúcuta

De esa forma, Lafaurie intentó obrar para que Iguarán llegara a ser fiscal general, lo que ocurrió, y llegó a enviarle gran cantidad de datos personales de los magistrados de la Corte Suprema, que elegían este puesto, a Mancuso, quien le reincidió que él estaba desmovilizado.

Lafaurie volvió a encontrarse “fortuitamente” con Osorio y Mancuso unas semanas después y nuevamente “le pidió que por favor le apoyara a Mario Iguarán en su elección”, aludiendo a que este jurista iba a ser “más benévolo para las Autodefensas (Unidas de Colombia)”, relató Osorio.

Poco después de que Iguarán saliera elegido fiscal, nombró en una de las oficinas con un alto cargo a la esposa de Lafaurie, María Fernanda Cabal, lo que Osorio alude como una posible razón para insistir en el nombramiento.

Cabal pertenece al ala más radical del Centro Democrático, por el que este año quería presentarse como candidata presidencial, aunque salió derrotada el pasado noviembre en una consulta interna por Óscar Iván Zuluaga, actual candidato del uribismo a las elecciones de mayo próximo.

EFE

Compartir:
Total
37
Shares