Denuncian posible desplazamiento masivo desde Vigía del Fuerte, Urabá antioqueño

Compartir:

Una advertencia lanzaron la Asociación de Reclamantes de tierra y vida, capítulo Chocó, y Redepaz, ante el inminente desplazamiento masivo de las comunidades que habitan el municipio de Vigía del Fuerte, en el Urabá antioqueño.

Cerca de 350 familias estarían confinadas y sin alimentos desde hace una semana, debido el asedio de los grupos ilegales.

La comunidad antioqueña no sale del asombro por el nuevo desplazamiento masivo que vive el municipio de Ituango en el norte de Antioquia, y ahora se advierte de otro de proporciones similares, pero en el municipio de Vigía del Fuerte, en límites entre Antioquia y Chocó. Allí están en riesgo de desplazamiento 350 familias de la cabecera de la Loma Murrí, lo que representaría más de mil personas.

En esta población donde la mayoría del territorio es selvático se ha vivido en la última semana una situación de terror en cuatro territorios, tres comunidades afro y una indígena, esta última del resguardo Jarapetó, todos ubicados en ladera del río Murrí y en la cabecera de la Loma Murrí.

Según la denuncia que hizo en Caracol Radio el secretario de gobierno de Vigía del Fuerte, Luis Darley Cuesta, en esta zona el enfrentamiento constante de la guerrilla del ELN y las AGC o Clan del Golfo en la disputa por el territorio tiene confinadas a cerca de 350 familias, aunque, se ha intentado ingresar algunos vivieres no ha sido posible, recalcó con bastante preocupación.

“No hemos obtenido una respuesta contundente de este llamado que viene haciendo nuestro señor alcalde sobre que la misma comunidad hoy están confinados, se sienten amenazados, intimidados. Hoy ya se están presentando desabastecimiento alimenticio, entonces hoy la gente no tiene la garantía de salir a la parte rural al monte ni a sus fincas”, aseveró el funcionario.

El funcionario recalcó que, pese al llamado insistente que le han hecho al Presidente de la república Iván Duque, al secretario de gobierno de Antioquia, Luis Fernando Suárez y al comandante de la Séptima División del ejército el Mayor general Juan Carlos Ramírez, no han obtenido ninguna respuesta contundente que permita a estas comunidades vivir en paz en sus territorios y que por el contrario sus derechos fundamentales se les han vulnerado.

“Se envió unas tropas al río Murrí, exactamente a la Loma, pero son insuficientes, porque tenemos entendido que son entre 20 o 25 efectivos del Ejército y se necesita muchas más fuerza pública que pueda brindar una seguridad más efectiva para nuestros habitantes”, señalo el señor Cuesta.

El funcionario también advirtió, que esta situación de confinamiento y falta de alimentos puede llevar a que las 350 familias se desplacen del territorio para proteger a sus seres queridos y poderles brindar alimento lo que desbordaría la capacidad de esa pequeña y humilde población del Urabá Antioqueño.

“Lo que nosotros no queremos es que estas comunidades se vayan a desplazar, porque nosotros no tenemos una capacidad de respuesta para atender toda esa población. Y obviamente la intranquilidad de la gente que no pueda vivir tranquila en su hábitat, en su territorio”.

El secretario de gobierno, Luis Darley Cuesta, señaló que la intención de la denuncia es prevenir una emergencia humanitaria en su territorio y erradicar la violencia que por más de 20 años los ha golpeado de manera directa y nuevamente llamó la atención de las autoridades nacionales y departamentales para que atiendan a esta comunidad y prevengan otro desplazamiento masivo como el que hoy vive el municipio de Ituango.

Tomado de Caracol Radio

Compartir:
Total
1
Shares