El Ejército, entre las fuentes de reclutamiento de jóvenes y niños en Colombia 

FECHA:

El Ejército, desde la legalidad, es una de las fuentes de reclutamiento en Colombia. Sabemos de jóvenes y menores de edad que han prestado servicio en contra de su voluntad, a pesar de que es ilegal. 

Reportaje: Juan Pablo Sepulvedad P.

Colombia, 29 marzo de 2022.-

“Los pioneros de un mundo sin guerra son los jóvenes que rechazan el servicio militar”, se afirma que dijo Albert Einstein.

En Colombia, entre el desempleo y la falta de opciones de estudio, aún se usa a los jóvenes para la guerra de forma legal e ilegal. Los jóvenes usan la guerra, o los ejércitos, para sostenerse y hacer una vida.

Hay distintas fuentes de reclutamiento en Colombia, porque en el país se desarrollan conflictos con la intervención de ejércitos. En Colombia hay contingentes de ambos lados de la ley que necesitan alimentar sus filas, y los jóvenes son el blanco perfecto para esto.

Hacia arriba por la Avenida 33, camino que conduce al occidente de Medellín, una valla amarrada a un puente peatonal cargaba una mensaje. “Paren ya de reclutar”, sugería la valla a miles de conductores que recorren ese camino a diario.

En Colombia se siguen reclutando niños, niñas, adolescentes y mayores de edad sin consentimiento. También lo hace el Ejército Nacional.

¿Esto qué significa? Que cada año, en Colombia, niños y jóvenes entran a dinámicas de guerras en lugar de a colegios, universidades o trabajos bien remunerados.

La valla ya no está en la Avenida 33.

¿En Colombia los niños son máquinas de guerra?

Niños soldados colombianos durante la Guerra de los Mil Días, disputada entre liberales y conservadores entre 1899 y 1902.  Foto: Señalmemoria

En 2022, el reclutamiento forzado e ilegal de jóvenes es una realidad tanto como lo fue en la Guerra de los Mil días, en 1902.

En ese entonces eran los liberales y los conservadores los que reclutaban niños.

Hoy son grupos al margen de la ley, —disidencias, ELN, AGC—; y la Fuerza Pública —Ejército y Policía— las fuentes de reclutamiento forzado y con prácticas cuestionables.

Diego Molano, actual ministro de Defensa en Colombia, se refirió a jóvenes combatientes como “máquinas de guerra” hace un año.

Desde la plataforma ministerial de Defensa del país en una entrevista radial, Molano hizo está alusión cuando relataba sobre una operación en la que el Ejército bombardéo un campamento de las disidencias de las Farc en el Guaviare en 2021.

El Ejército, como en ocasiones anteriores, conocía antes del bombardeo que en el campamento había menores de edad.

Al ser cuestionado por lo que dijo, el ministro Molano precisó que se refería no a los jóvenes que murieron tras el bombardeo, sino que las “máquinas de guerra” son los comandantes de los grupos, reclutados desde su juventud y hoy también reclutadores de menores.

Molano se refería en específico a alias ‘Gentil Duarte’, o alias ‘Gabino’ reclutados a los 17 y a los 14 años, de manera respectiva. 17 es la edad en la que muchos jóvenes en Colombia también están decidiendo lo que se conoce como su “situación militar”, que en pocas palabras es saber si tienen que prestar servicio militar o no.

No solo Diego Molano ha sido cuestionado por autorizar operaciones militares en las que se ha bombardeado campamentos con presencia de menores de edad.

A Carlos Holmes Trujillo y Guillermo Botero, predecesores de Molano en la cartera de Defensa, se les increpó por una serie de bombardeos en el Caquetá en los que fallecieron menores de edad.

Distintos estatutos internacionales denominan a los jóvenes y niños que pasan por reclutamiento como víctimas. La paradoja es que, en Colombia, se consiederan como víctimas tanto los jóvenes reclutados por los grupos ilegales como por los grupos legales.

Foto: shutterstock.
 

Investigaciónes del Centro Nacional de Memoria Histórica evidencian que la Fuerza Pública también es un actor cuando hablamos sobre reclutamiento ilegal.

Hay jóvenes que no quieren ser policías o militares, y terminan metidos allí en contra de su voluntad por problemas con su libreta militar o incluso a partir de engaños de los reclutadores (miembros del Ejército), como veremos más adelante en este artículo.  

Para entender mejor qué es el reclutamiento hay que entenderlo como una manera con la que los ejércitos, de distintas clases, incorporan nuevos reclutas a sus filas de acuerdo a sus necesidades.

De acuerdo con otra investigación académica sobre reclutamiento de menores de edad, “los niños que se consideran soldados en Colombia son todas aquellas personas menores de 18 años que forman o han formado parte de cualquier tipo de fuerza armada, se trate del ejército o de grupos armados al margen de la ley; hayan o no portado armas y con indiferencia de las labores que realicen o de las actividades a las que sean o hayan sido sometidas dentro de estos grupos”.

El funcionamiento militar y logístico de un ejército depende de la cantidad de efectivos que posee. Ese es el caso también del Ejército de Colombia, que cada año busca alimentar sus filas con nuevos reclutas.

Algunos de estos reclutas, según testimonios, videos y fotos, entraron al Ejército en contra de su voluntad, o fueron reclutados de manera irregular. El Ejército desmiente.

Todavía hay reclutadores de jóvenes para ejércitos en Colombia

Jóvenes del Ejército de Colombia en un procedimiento de reclutamiento. Foto: Desdeabajo.

Antes de la firma del Acuerdo de Paz de La Habana de 2016, las Farc eran el principal agente de reclutamiento ilegal en el país, con una política de incorporación de menores en sus filas. Otras guerrillas y grupos paramilitares siguen contribuyendo a este fenómeno aún hoy en día. Fuentes como el Centro Nacional de Memoria Histórica, entidad del Estado, apuntan a que los principales reclutadores de menores de edad en Colombiestán en varios bandos. Las guerrillas (Eln, antiguas Farc, EPL, disidencias), los grupos paramilitares (AGC, también conocido como “Clan del Golfo”, Caparros, AUC, y otros grupos residuales), aparecen como reclutadores en registros oficiales

Menor de edad reclutado por un grupo al margen de la ley. Foto: Twitter.

Todos estos grupos han usado niños en sus guerras. 

Luego, los otros actores que reclutan jóvenes en Colombia están del otro lado de la ley. El Ejército también recluta jóvenes de forma irregular en Colombia cada año.

Es difícil hacer una estimación de cuántos casos de reclutamiento irregular suceden, porque rara vez las denuncias terminan en la luz pública y el Ejército desmiente siempre y asegura que como entidad actúa apegada a la Ley. 

Proceso de reclutamiento irregular en las inmediaciones de la estación Acevedo del Metro de Medellín. Foto: Twitter.

En Medellín, por ejemplo, se han denunciado en redes sociales algunos casos en los que miembros del Ejército hacen las conocidas “batidas”. Este procedimiento irregular consiste en parar grupos de jóvenes y pedirles sus libretas militares.

Con esto se incentiva el reclutamiento, ya que algunos jóvenes acceden a ir al Ejército. El problema es cuando se aborda a jóvenes que están decididos por no prestar servicio, ya que el Ejército hace algo ilegal al insistirle.

Los militares abordan jóvenes que consideran que pueden reclutar en todo el país. A veces los jóvenes no tienen claro el término de “objeción de consciencia”, que establece que en Colombia pueden decidir si unirse o no al Ejército. Al Ejército se va por propia voluntad, no obligados.

No obstante, en Cali, por ejemplo, un grupo de madres tuvo que intervenir por sus hijos, ya que al parecer iban a llevarlos a prestar servicio de forma irregular. Incluso se habló de falsificación de documentos por parte de militares. 

Esto, a pesar de que la Corte Constitucional, máximo organismo judicial en Colombia, establece que las batidas son ilegales en la Sentencia C- 879 de 2011

La estrategia actual de reclutamiento del Ejército alimenta al sistema del Ejército con un número de alrededor de 20.000 jóvenes cada año, según cifras oficiales. Otros conteos no oficiales hablan de números superiores.

El Ejército como reclutador legal e ilegal

“Batida” en la ciudad de Ipiales, departamento de Nariño. Foto: Twitter.

El Centro Nacional de Memoria Histórica describe que el Ejército ha usado “adolescentes en tácticas militares” que van desde la utilización del menor como informante hasta la vinculación directa a la tropa sin entrenamiento ni posibilidad de libreta militar”.

Al ser increpado por las batidas, el Ejército, en voz del general John Sánchez, contestó que “no hay quejas formales al respecto”.

De acuerdo con el general, lo que hacen en estos casos no son batidas. Lo que hacen los militares es revisar la “situación militar” de los jóvenes. Le entregan una boleta de citación a los casos que consideran “aptos” para formar parte del Ejército.

Estos adolescentes deben entonces acudir a un distrito militar y presentar cierta documentación necesaria para entrar en el Ejército o pagar la libreta militar. Algunos jóvenes entran al Ejército porque quieren pertenecer a él y quizás hacer una carrera allí en el futuro.

Otros jóvenes llegan porque ni ellos ni sus familias tienen recursos suficientes para pagar una libreta militar, por lo que deben pasar un año en en el Ejército. En la citación se evalúan si los jóvenes son “aptos” para el Ejercito, lo que consiste en una evaluación física.

Foto: Ejército de Colombia.
 

El Ejército también negó una denuncia sobre un joven que fue llevado a un batallón en el Meta “por medio de engaños” para que prestara servicio militar de manera obligatoria. La institución manifestó que la persona de la denuncia no fue llevada de manera irregular al batallón.

De acuerdo con la presunta víctima, los militares llevaron al joven al batallón después de engañarlo diciéndole que allá le iban a ayudar a conseguir una libreta militar económica.

Una vez dentro del batallón, miembros del ejército lo hicieron firmar unos papeles sin dejárselos leer, y luego le dijeron que había sido reclutado.

El joven también contó que junto con él había otras 9 personas que tampoco quería prestar servicio militar. Dos de esas personas se encuentran desaparecidas.

Según el informe Machel de 1996, de Naciones Unidas, “los ejércitos gubernamentales como los ejércitos de rebeldes de todo el mundo han reclutado decenas de miles de niños. La mayoría de ellos son adolescentes, aunque muchos niños soldados tienen 10 años de edad o menos”.

“Si bien la mayoría son varones”, continúa el informe, “también reclutan niñas. (…) Los niños que más frecuentemente se convierten en soldados son los que proceden de orígenes empobrecidos y marginados o los que han quedado separados de su familia”.

Esto no es diferente con el Ejército colombiano, que también utiliza a niños y jóvenes para sus intereses bélicos en contra de su volutad.

El Ejército sí combate el reclutamiento ilegal… pero el del bando contrario

Foto: Departamento de prensa de la Armada de Colombia.

El Ejército Colombiano tiene políticas establecidas contra el reclutamiento forzado. Pero no de parte del que cometen institución, sino del que puedan hacer bandas rivales del otro lado de la ley.

En el archipiélago de San Andrés o en Cali, por ejemplo, el Ejército promueve campañas para “la conservación” del medio ambiente y la prevención del “reclutamiento forzado”. Miembros del Ejército entregan volantes con información sobre prevención.

Reclutadores del Ejército realizando procedimientos dentro de una estación del Metro de Medellín. Foto: Twitter.

En los últimos años se han producido diversas denuncias sobre el Ejército haciendo procedimientos para reclutar jóvenes dentro de las instalaciones del Metro de Medellín. No solo son ilegales por ser batidas, sino que es ilegal que sucedan dentro de las estaciones del Metro.

Ni la entidad ni la Alcaldía de Medellín se han pronunciado al respecto, aunque la Alcaldía tiene habilitado este portal para denunciar detenciones irregulares por parte del Ejércitowww.medellin.gov.co/satmed

Llama la atención que los procedimientos que realiza el Ejército en ciudades pobladas como Medellín y Bogotá suceden en lugares que tienen en común el ser ejes de transporte de la ciudad y estar en zonas concurridas de las ciudades. El Metro, el Transmilenio, paradas de bus.

De acuerdo con investigaciones que involucran a los familiares de víctimas de reclutamiento forzado en Bogotá, el Ejército reclutó de manera irregular a jóvenes en las localidad de Usme de Bogotá en 2021. Según las madres, el Ejército utilizó mentiras con menores de edad para entregarles una boleta de citación militar.

Esto sucedió en el Portal de Transmilenio de Usme, un sector concurrido en el sur de Bogotá. En esto se parecen a los procedimientos que se realizan en el Metro de Medellín.

Casos similares han sucedido en zonas del Casanare, Meta, Antioquia, Nariño, los santanderes, y muchos otros lugares del país. En colegios privados, por su parte, se encuentran otros integrantes del Ejército hablando sobre el servicio y el precio de la libreta militar.

Es difícil encontrar información exacta en cuanto a cifras de reclutamiento ilegal e irregular por parte del Ejército, porque justo el Ejército es la entidad que tiene esa información.

No obstante, es evidente que los jóvenes siguen enredados en las guerras que suceden en Colombia, sea porque ellos quieren entrar o porque los influencian u obligan otras personas, incluyendo militares.

COMPARTIR NOTICIA:

Síguenos en redes

145,000FansMe gusta
3,100SeguidoresSeguir
17,500SeguidoresSeguir
21,388SeguidoresSeguir
21,600SuscriptoresSuscribirte

Muro de Facebook

Popular

Más Noticias

Inseguridad en el Parque Arví en Medellín: hurto masivo a grupo de senderistas

Medellín, Antioquia, Colombia, 3 marzo de 2024.- Un grupo...

Violencia en Copacabana: dos mujeres asesinadas y torturadas; un hombre también fue ultimado a balazos

https://analisisurbano.org/balacera-en-quibdo-choco-deja-cuatro-muertos-y-tres-heridos-es-la-masacre-numero-13-en-colombia/326012/ Antioquia, Colombia, 3 marzo de 2024.- En un espeluznante...