El pacto de Lima

233

POR MAVEZA 

Las astronómicas cifras que, en euros, dólares, libras y demás, mueve en la actualidad el fútbol en el mundo, convierten uno de los mejores espectáculos deportivos en un negocio multimillonario que, sin duda alguna, representa una afrenta ante las deplorables condiciones económicas que sufre un alto porcentaje de la población mundial. Asimismo, otro de los factores que atenta contra el llamado «deporte rey», es la exaltación desbordada de los fanáticos que ha ocasionado innumerables tragedias, en las que han fallecido cientos de personas.

La corrupción de los dirigentes de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) deja ver, entre otras maniobras, «arreglo» de partidos, pago de sobornos para programación de los mismos, de coimas para la adjudicación de los derechos televisivos y, lo más grave, que al parecer se recibieron dineros para la elección de las sedes de los mundiales de Rusia 2018 y Catar 2022.

De esa corrupción no se escapan los jugadores —incluidos los grandes referentes locales y mundiales—, quienes se han visto envueltos en graves escándalos como consecuencia de las maniobras contables, que a través de sus apoderados y representantes, utilizan para evadir impuestos. Uno de los casos más notorios se presenta en España, donde el fisco adelanta investigaciones contra varios jugadores y directivos de los equipos más representativos del país, como el Barcelona y el Real Madrid, llegando incluso a proferirse condenas en contra de muchos de los implicados. Los casos de corrupción en el fútbol son solo una pequeña muestra de lo que sucede en el balompié. La situación en la actualidad es deplorable, más aún, para una actividad recreativa que mueve más seguidores que cualquier otra disciplina deportiva.

Pasando al tema específico del llamado “pacto de Lima”, hecho que se presentó recientemente en la eliminatoria suramericana para el mundial de Rusia 2018, entre los seleccionados de Colombia y Perú en el partido disputado en Lima en la última fecha de la competición; no queda más que deplorar la nefasta actuación de los cuerpos técnicos y jugadores de ambas selecciones. Las dos selecciones, por orientación de sus respectivos entrenadores, y con la intervención directa de los capitanes de ambas escuadras, decidieron en los últimos cinco minutos del juego renunciar a cualquier posibilidad de generar jugadas ofensivas en campo contrario.

Lo anterior, no es más que un acto inmoral, antiético y bochornoso., etc.,  Pero lo más deshonroso, es que tal acuerdo se realizó en detrimento de los intereses de un tercero, la selección de fútbol de Chile. Algunos dirán, como ya lo han hecho algunos periodistas deportivos, que el reglamento no prohíbe a ningún equipo renunciar al ataque, que situaciones como la presentada entre Perú y Colombia son repetitivas en el fútbol, que en otras ocasiones nuestra selección ha sido la perjudicada, entre otras justificaciones claramente infundadas y que deberían avergonzarnos aún más, ya que es excusar un comportamiento reprochable.

Sin embargo, me pregunto: ¿qué estaríamos diciendo los colombianos —y en especial la prensa deportiva— si la perjudicada hubiera sido nuestra selección?, seguramente estaríamos despotricando de los rivales y señalándolos de inmorales, corruptos y demás. Me perdonarán los connacionales que no estén de acuerdo, pero en mi concepto, el “pacto de Lima” no es más que un acto de corrupción que nos debería avergonzar como nación y que definitivamente empañó la loable actuación deportiva de nuestros seleccionados. Aceptar ese tipo de actitudes y considerarlas normales, no es más que dar crédito al proceder mañoso y deshonesto del llamado «vivo», aquel que, según el dicho popular, vive del bobo.

Cansados estamos de la actuación deshonesta de nuestros dirigentes políticos y económicos para que dicho proceder se enquiste ahora en el deporte que mueve multitudes; es necesaria una profunda reflexión al respecto, porque esos no son los modelos de comportamiento que quisiera como ejemplo para nuestros hijos, es hora de rescatar los verdaderos valores que han hecho grande a nuestra nación.

Temas relacionados 

FIFA aceptó demanda por el ‘Pacto de Lima’ 

ABOGADOS QUE DENUNCIARON EL “PACTO DE LIMA” SE REUNIERON CON LA ANFP 

La respuesta de la Fifa a la demanda chilena por el ‘pacto de Lima … 

Pékerman y Falcao serían únicos implicados el Pacto de Lima : Vélez …

Otras columnas del autor 

La verdad en su laberinto II

La verdad en su laberinto I

Vasallaje internacional

El derecho a ser feliz

Truhanes de talla internacional

Gente de bien

Venezuela y la posverdad

El truhán del barrio

Belén de Bajirá: La ignominia de una disputa territorial

La salud: ¿derecho fundamental?

Impunidad directamente proporcional a corrupción

Elecciones 2018: razón vs. fe

¿ADN paramilitar?

Justicia por mano propia

El mito de la narco – cultura

 

 

 

 

1 Comentario

Deja un comentario